Los huesos aparecidos en Covas superan un siglo de antigüedad

Huesos en la playa de Santa Comba
|

Los huesos que aparecieron en la playa de Covas el pasado mes de  marzo –después de un primer hallazgo en febrero en el arenal de Santa Comba– pertenecen a una mujer joven, de unos 15 años, que falleció posiblemente hace más de un siglo. Así lo pone de manifiesto el estudio antropológico realizado a la osamenta, que no ha detectado signos de criminalidad pero tampoco evidencias de la causa de la muerte.
La investigación que se sigue en el Juzgado de Instrucción número 2, cuyo titular es el juez Carlos Suárez-Mira, será archivada ya que al tratarse de unos restos tan antiguos el caso carece de relevancia penal.
Los huesos –entre ellos un cráneo con su dentadura– aparecieron semienterrados en el hueco de una roca y se encontraban en un estado tan deteriorado que algunos de ellos se rompían con solo tocarlos, lo que ya en un primer momento llevó a los investigadores a pensar que podía tratarse de unos restos muy antiguos. La recogida de la osamenta fue realizada por la Policía Científica de la Comisaría de Ferrol-Narón en presencia de un forense del Imelga (Instituto de Medicina Legal de Galicia) y el análisis se llevó a cabo en el laboratorio de Verín. Fue el equipo del antropólogo forense Fernando Serrulla el que se ocupó de la datación de los huesos y es este también el que lleva a cabo el análisis de los primeros localizados, el 16 de febrero, cuyos resultados están todavía pendientes. Las dos causas se siguen por separado, y esta última solo continuará si se determina que los restos tienen un antigüedad inferior a los 20 años. En ese caso se buscarán posibles indicios de homicidio. Tanto en el hallazgo de febrero como en el de marzo fueron los temporales de los últimos meses y el fuerte oleaje los que dejaron al descubierto los restos. Los huesos localizados en primer lugar estaban enterrados, mientras que los segundos se desprendieron de una zona de roca. n

Los huesos aparecidos en Covas superan un siglo de antigüedad