Navantia Cádiz se arroga la subactividad más alta del grupo para exigir ocupación

navantia
|

El presidente del comité intercentros de Navantia, Antonio Oliva, ha entrado de lleno en el debate que siempre tratan de evitar CCOO y UGT, el de la competencia entre centros. Según asegura, la subactividad en los astilleros de Cádiz será este año del 80% mientras que la de Ferrol, dice, estará entre el 25 y el 30% gracias a la construcción del flotel. Son estimaciones suyas, aclaró ayer a este diario, porque desde la dirección de la compañía sólo se ha señalado que la desocupación afectará al 30% de la plantilla del grupo, sin especificar por áreas geográficas.
En Ferrol, la cuenta es otra. Los 1,2 millones de horas de trabajo del flotel repartidos entre 28 meses ocuparán a una media de 300 operarios. Con una plantilla propia de 2.314 personas que representa el 40% de Navantia, el encargo de Pemex se perfila absolutamente insuficiente, como han venido denunciando los comités de la ría. Desde la CIG, el sindicato que reclama la segregación de los astilleros públicos gallegos, se encuadra este debate en el destino del encargo anunciado por Montoro y de otros que puedan llegar. “Estámonos a xogar a comida”, señaló ayer Manuel Grandal, secretario comarcal y miembro de la sección sindical en Navantia Ferrol, que remarcó que “ese buque ten que ser para Ferrol”. Para Grandal, “poden tacharnos de nacionalistas, pero é que o propio Oliva tamén dixo que o barco ten que ser para Cádiz”.
Metidos en ese debate, los medios de comunicación del sur hablan de una “globalización de la producción” que vendría a sustituir a la especialización por centros que durante años ha venido defendiendo el comité intercentros. Su actual presidente, Antonio Oliva, puntualizó ayer que “siempre hemos defendido el trasvase de carga de trabajo en momentos de necesidad” y remarcó que en los últimos tiempos “no se ha repartido a Puerto Real”. El responsable sindical, perteneciente a CCOO, señaló que se podrían haber desviado a aquel astillero algunos bloques de los buques que se construyeron en los últimos años en la ría de Ferrol y subrayó que allí no se corta una chapa desde hace tres años. “En general todos los astilleros están preparados para hacer cualquier buque, aunque hay que reconocer el bagaje de los centros en determinados productos y lógicamente esa especialización tiene que valer para dirigir determinados proyectos”, explicó Antonio Oliva, que no obstante defendió el reparto de la ocupación.
A tenor de las palabras de Antonio Oliva, en Cádiz aceptan de buen grado el plan de “empleabilidad” anunciado por Navantia y que conllevará el desplazamiento de trabajadores. “Es una cuestión de necesidad”, señaló el presidente del comité intercentros, apuntando que lo que se reclama es la participación de la representación social en la toma de tales decisiones.
En la ría la postura es bien distinta. La asamblea de trabajadores del astillero de Fene acordó recientemente negarse a colaborar voluntariamente en estos desplazamientos, secundando la postura que ya había anunciado el comité de empresa, aunque de momento no ha habido una propuesta formal de la empresa.

Navantia Cádiz se arroga la subactividad más alta del grupo para exigir ocupación