O Val se estrena con sorpresa

El Cedeira se impuso al Ortigueira, al que superó con claridad durante la segunda parte | D. Alexandre
|

Si encajar en los primeros minutos de un partido es una losa para cualquier equipo, cuando esta circunstancia pesa sobre una escuadra que acumula derrota tras derrota, el golpe resulta más doloroso si cabe. Esto es lo que le sucedió a un O Val que, con tres derrotas consecutivas a sus espaldas en este arranque de la competición, empezó su duelo ante el Miño de la peor forma posible.


Los naroneses vieron como Pablo Riveira perforaba su meta cuando apenas habían pasado cuatro minutos de juego en una acción que alimentaba todos sus “fantasmas” del pasado. Sin embargo, el equipo que dirige Fernando Gundín, que ya había mostrado una ligera mejoría en el anterior duelo, supo rehacerse en esta ocasión del varapalo sufrido y logró empatar mediada la primera parte. Un gol de Adrián Priegue que premiaba su constancia y que le dio fuerzas para, ya en la segunda parte, darle la vuelta al partido con un nuevo tanto de Manuel Brandeiro.


El Miño acumuló a partir de ahí efectivos en la zona de ataque y llevó el juego al campo de O Val. Sin embargo, los visitantes se defendieron con orden y lograron mantener su portería a cero, sumando así tres puntos que le permiten abandonar la última plaza. “Necesitábamos una victoria así para coger confianza y que los jugadores viesen que, a este nivel competitivo, sí se puede”, explica su entrenador, Fernando Gundín.


El arranque de O Val había sido deficitario en cuanto a resultados, pero confía en que estos tres puntos cambien la dinámica. “Tenemos un equipo joven y con muchos jugadores nuevos, pero los entrenadores sabíamos que este no era el nivel y que podemos estar más arriba", sentencia.

O Val se estrena con sorpresa