Se cierra una temporada con tres descensos en equipos de la comarca

El Racing de Ferrol vivió una campaña muy complicada y peleó primero para mantener la categoría y después para acceder a la Copa del Rey | D. Alexandre
|

La temporada que acaba de terminar en el fútbol de Ferrolterra no será de grato recuerdo para los principales equipos, ya que tres de ellos perdieron la categoría. El Racing tampoco cumplió con las espectativas con las que partía al principio de temporada, en la que su Consejo de Administración se fijaba como objetivo el ascenso con el fichaje de Míchel Alonso.


Los dirigentes del cuadro verde no tuvieron demasiada paciencia con el técnico ferrolano y, muy pronto, decidieron su destitución y el regreso de Miguel Ángel Tena al banquillo, aunque eso tampoco sirvió para que el equipo se acercase a la clasificación para la promoción, a pesar de que hacía muchos años que no estaba tan “barato” hacerse con el cuarto puesto de la tabla.


Los casi tres meses que el equipo estuvo sin conseguir una victoria a domicilio le costaron quedarse sin opciones y tener que luchar hasta la última jornada para, como mal menor, alcanzar la clasificación para la Copa del Rey con su triunfo en el feudo de la Arandina.


El otro conjunto de la comarca que militaba en la Segunda B, el Somozas, no estuvo bien a lo largo de la temporada y su falta de gol le condicionó a estar en los últimos puestos de la tabla durante todo el campeonato, lo que llevó a que perdiese la categoría un mes y medio antes de su finalización.


Stili decidió no continuar al frente del equipo y retornó a la entidad Míchel Alonso que, además de entrenar, hará las funciones de director deportivo, con el fin de hacer una plantilla que vuelva a intentar el ascenso.


Tampoco fueron bien las cosas en la Tercera División, ya que el As Pontes no fue capaz en ningún momento de salir de las últimas plazas.


Los problemas económicos que arrastra la entidad llevaron a que confeccionasen la plantilla muy tarde y que no se pudiese conjuntar hasta bien avanzada la primera vuelta, cuando el desfase de puntos era considerable con respecto a los puestos de permanencia.


Ello conllevó el descenso a Preferente, con mucha antelación al final de la liga.

Inesperado
Más inesperado fue el descenso del Galicia de Mugardos, ya que a falta de doce jornadas para el acabar el campeonato iba con una cómoda ventaja, pero ocho partidos sin ganar lo llevaron al descenso, debido a los arrastres producidos desde la Tercera División. En el club aun esperan que puedan recuperar la categoría.

Se cierra una temporada con tres descensos en equipos de la comarca