Galicia colocó en cuatro días hábiles los 1.024 millones de deuda autorizados para este año

jesús vázquez y alberto núñez feijóo visitaron el museo de terra santa en santiago ana varela
|

La Xunta consiguió colocar “con éxito”, en cuatro días hábiles y a través de otras tantas operaciones los 1.024 millones de deuda autorizados por el Consejo de Ministros el pasado viernes, con lo que ha logrado “blindar” sus pagos para este año, según destacó ayer la titular de Facenda, Elena Muñoz.

Asimismo, también remarcó que la inyección de liquidez garantiza la prestación de los servicios públicos esenciales y permite descartar que la comunidad tenga que acudir este año al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), como tampoco fue necesario en el pasado ejercicio.

La mayor parte de los 1.024 millones de deuda, así lo explicó Muñoz en la Radio Galega, fue distribuida entre inversores internacionales, y la demanda fue “muy superior” a la cantidad que se podía formalizar.

A juicio de la conselleira, este hecho no es baladí, sino que se debe a la “fiabilidad y confianza” que genera Galicia por la solvencia, rigor y sostenibilidad de sus cuentas, porque en un “contexto financiero claramente desfavorable” la mayoría de las comunidades tienen dificultades para colocar su deuda.

La Xunta no ha precisado a qué tipo de interés se ha colocado la emisión de deuda autorizada por el Gobierno.

 

déficit

Otra comunidad que ha presumido de haber colocado ya toda la deuda autorizada ha sido la de Madrid, que además ha urgido a convocar un nuevo consejo de política fiscal y financiera para aprovechar el buen momento de los mercados.

Muñoz destacó también que Galicia es la comunidad que tiene menor déficit público, de acuerdo con los datos del último ejercicio cerrado y auditado.

En cualquier caso, defendió que la comunidad mantiene “un endeudamiento controlado” y ha emitido únicamente las cantidades de deuda autorizadas por el consejo de política fiscal.

La Xunta mantuvo durante toda la legislatura pasada un endeudamiento controlado y emitió tan solo el porcentaje aprobado cada ejercicio en el seno del consejo fiscal. A finales de 2008, Galicia tenía una ratio deuda por PIB tres décimas por encima de la media y en este momento está 2,6 puntos por debajo.

Este control del endeudamiento durante los últimos cuatro años permitirá que los gastos financieros de la comunidad aumenten este año tres veces menos que la media de las autonomías.

Asimismo, la aprobación de la Disciplina Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera representa el compromiso del Ejecutivo gallego con la sostenibilidad de las finanzas públicas en el corto, medio y largo plazo para blindar el Estado del Bienestar.

La introducción de una regla fiscal limita el crecimiento del gasto público en las épocas expansivas de la economía, por lo que se los ingresos evolucionan por encima del PIB, la parte que exceda se dedicará a disminuir deuda. De haberse hecho esto entre 2005 y 2007, en un contexto de elevados ingresos con crecimientos superiores al 10 por ciento año a año, Galicia se habría ahorrado 2.000 euros millones de euros, según la Xunta.

Galicia colocó en cuatro días hábiles los 1.024 millones de deuda autorizados para este año