El buen tiempo permitió a los niños disfrutar de los regalos al aire libre en plazas y jardines de la ciudad

amboage fue uno de los puntos de reunión de los pequeños d. a.
|

El buen tiempo acompañó a la festividad de los Reyes Magos, lo que permitió a los niños disfrutar de los regalos al aire libre.

Así, algunas plazas de Ferrol se convirtieron en un enjambre de menores que, rodeados de padres, amigos y familiares, trataban de sacarle el mayor partido a lo que solo unas horas antes les habían dejado Melchor, Gaspar y Baltasar en sus casas.

Y es que en los hogares de Ferrol y comarca se volvieron a repetir las escenas de la alegría de aquellos que reciben lo que llevaban tiempo esperando, así como alguna que otra decepción de los que a última hora decidieron cambiar sus peticiones, por lo que a los Reyes les resultó casi imposible hacer realidad sus deseos.

A estos últimos les queda todo un año para poner en orden sus preferencias antes de recibir la próxima visita de los Magos, que será dentro de 364 días.

El buen tiempo permitió a los niños disfrutar de los regalos al aire libre en plazas y jardines de la ciudad