Kobzev y Piñón, la punta del iceberg del San Sadurniño

Aldebaran INTASA SAN SADURNIÑO VOLEIBOL
|

Cerrando el círculo de lo que está siendo un debut que todos hubiesen firmado antes incluso de jugarlo, si fueron dos los sets que los de San Sadurniño tuvieron que remontar ante un rocoso Río Duero Soria, son también dos los jugadores del Club Aldebarán los que figuran entre los mejores tras ese primer y ya histórico choque.

El canterano Marcos Piñón, Pakito, de 24 años, se aúpa a lo más alto del ranking de líberos tras su excepcional actuación del pasado sábado. “Esta presencia es gracias al trabajo del equipo”, comenta el jugador de San Sadurniño, “hubo otra mucha gente que jugó muy bien”. Y así fue. Él y Vitali Kobzev son la punta del iceberg de una formación “cabezota” –como así la definió, entre otros adjetivos, su técnico Charly Suárez– y que, con la victoria de hace unos días, se ha sacudido la presión de sumar cuanto antes los primeros puntos en la elite. 

“Fue un tanto inesperado”, comenta Piñón, “a priori era muy difícil, pero en cuanto nos centramos, pulimos errores y dimos el cien por cien, empezaron a salir las cosas”. Un triunfo que, además, les permite hacer frente a lo que queda de liga –que resta un mundo, que nadie se lleve a engaño– “muy motivados, contentos, y con la confianza de que podemos ganar a muchos equipos”, añade el líbero. 

Cada partido, una final
Una plataforma inicial de cierta tranquilidad que nada tiene que ver con los primeros minutos del Intasa como uno de los mejores equipos del país. “Fue un poco tenso, con el cuarto clasificado del pasado año enfrente”, señala el hispano-ruso Kobzev, señalado como el mejor central de esta primera jornada, además del tercer mejor bloqueador. “Veníamos de una semana de trabajo muy buena y nuestro objetivo, la verdad, era rascar algún punto”, confiesa el deportista que, a sus 24 años, afronta su segunda campaña en San Sadurniño, en donde confiesa encontrarse muy a gusto, “ya lo supe al poco de llegar. Se compensa la falta de medios con la calidad de vida que encuentras, que te dan”, añade. 

Sin el cero ya en su casillero de puntos, y al igual que para su compañero Pakito, “esto nos ha dado mucha motivación, pero ahora no hay que confiarse, hay que seguir con humildad y con trabajo”, sentencia Kobzev, “afrontando cada partido como una final, como el play-off del año pasado”, uno de los mantras más repetidos entre los integrantes del Intasa en este arranque liguero y que sin duda parece funcionar. Un inicio que, como quiso su entrenador, los dejó “vacíos”, por lo que disfrutaron de descanso el lunes, volviendo ayer al gimnasio y a la pista para preparar el segundo “capítulo” de su particular serie. En este, será el Barcelona, exequipo de Kobzev, su coprotagonista el domingo, y “será un partido especial y a los ex siempre hay que ganarles”, comenta entre risas".

Kobzev y Piñón, la punta del iceberg del San Sadurniño