La falta de delanteros no fue un problema

|

   El Espanyol se olvidó ante el Granada de las bajas en ataque, por los lesionados Sergio García, Pandiani y Álvaro, y durmió en puestos europeos tras sumar una plácida victoria ante el Granada (3-0), que regaló un penalti justo antes del descanso.

Los de Fabri, que tampoco contaban con dos de sus tres porteros por el cólico renal de José Juan y los problemas lumbares de Roberto, apenas inquietaron a los pericos. Los catalanes apretaron al principio y rebajaron el tono cuando encarrilaron el choque.

Tras el gol inicial de Baena, a la salida de un córner, un penalti sobre Thievy que Verdú transformó cuando agonizaba el primer período desequilibró la contienda y lo tuvo fácil el Espanyol.

La falta de delanteros no fue un problema