La ONCE ofrece una nueva oportunidad para hacerse con premios importantes

vendedor ONCE
|

Quienes no hayan sido afortunados en el sorteo de la Lotería –al fin y al cabo la mayoría de los que jugaron– tienen todavía oportunidades para celebrar las fiestas con más dinero en el bolsillo. Al famoso Gordo, que de momento no tiene rival en cuanto a participación, le sigue cronológicamente la Lotería del Niño –que endulza los Reyes Magos a los premiados– pero, además, este año por primera vez desde hace 27 la ONCE tendrá también su propio sorteo navideño, el Extra de Año Nuevo. Será el 1 de enero y pondrá a la venta más de un millón de cupones con premios de hasta 400.000 euros.
Carlos Fernández, director de la agencia ferrolana de la ONCE, espera que una vez pasado el sorteo de la Lotería de Navidad la comarca se vuelque con la compra de cupones para el Extra de Año Nuevo. Confía para ello en la resonancia mediática que ha tenido la celebración del 75º aniversario de la ONCE y recuerda también la labor que hace la fundación “pese a la que está cayendo”. “Nosotros seguimos generando empleo, pero eso tiene un coste”, apunta.

compensar las pérdidas
El incremento de ventas derivado del nuevo sorteo serviría para compensar las pérdidas del año, porque Carlos Fernández sostiene que eso de que la crisis  lleva a la gente a participar más en los juegos de azar es “una leyenda urbana”. Se nota especialmente en la comarca, una zona deprimida económicamente en la que no hay dinero, tampoco para el cupón.
La ONCE acusa, y mucho, los efectos de la actual situación. Es el operador de juego más pequeño en España, recibe un 7% del total, y le cuesta mantenerse.
Carlos Fernández señala también que la aparición de nuevos productos on line o de máquinas de apuestas son novedades que calan especialmente entre el público más joven y que suponen una competencia añadida.

contacto humano
El inconveniente, a su juicio, radica en que se pierde el contacto humano –la charla con el vendedor es, a su juicio, parte fundamental para el cliente de la ONCE– y desaparece el propio ejercicio de la compra. Por eso es importante incidir en los fines sociales de la organización.
Los próximos días serán los que determinen el éxito del Extra de Año Nuevo. “Desde el 86 no se asocia la ONCE a un producto de sorteo de Navidad”, insiste el director de la delegación ferrolana, un handicap contra el que también hay que luchar.
Superado ya el período más difícil, el de competencia con la comercialización de la lotería tradicional, Carlos Fernández confía en que el cupón de Año Nuevo se convierta en un producto atrayente y responda a las expectativas.

La ONCE ofrece una nueva oportunidad para hacerse con premios importantes