CiU se desmarca del llamamiento a la desobediencia civil de Oriol Junqueras

|

El diputado de CiU Pere Macías se desmarcó del llamamiento a la desobediencia civil del líder de ERC, Oriol Junqueras, en el caso de que el Gobierno vete la consulta soberanista, una posición que cree que, al igual que la del PP, hace quedar al presidente de la Generalitat, Artur Mas, “muy centrado”. Más tarde, el portavoz del grupo, Josep Antoni Duran Lleida, rechazó también la idea de Junqueras.

Y es que el presidente de ERC, Oriol Junqueras, desató ayer la polémica al defender la desobediencia civil si el Gobierno veta la consulta del 9N, lo que rechazaron PPC, Ciutadans y el PSC, mientras que el gobierno catalán se limitó a tildar esas palabras de “recurso literario”.

Preguntado en una entrevista en Catalunya Radio si su formación llama a la desobediencia civil como las CUP en el caso de que el Gobierno vete la consulta, Junqueras contestó categóricamente: “¡y tanto!, ¡y tanto!, como hizo Martin Luther King”.

En este escenario, el líder independentista subrayó que la consulta soberanista debe celebrarse “sí o sí”, aunque aseguró que hay “máximo entendimiento” con el presidente catalán, Artur Mas, para convocar la consulta el 9 de noviembre.

Tras el Consell Executiu, el conseller de Presidencia y portavoz del Govern, Francesc Homs, evitó comentar la invitación a la desobediencia civil de Junqueras argumentando que el Ejecutivo catalán “no se pronuncia sobre hipótesis”.

“Cada cual se expresa como considera oportuno, pero lo que tenemos en común –el Govern de CiU y ERC– es lo que hemos acordado y cumplir lo que hemos acordado –la consulta– y no le toca a este portavoz comentar como se expresan unos u otros”, dijo, remarcando que son legítimos los “recursos literarios” que pueda usar Junqueras.

En todo caso, la portavoz de CDC, Mercé Conesa, aseveró que la consulta se hará en el marco de la legalidad, mientras que el diputado de CiU en el Congreso Pere Macías, subrayó que las opiniones que “sirven” son las expresadas por Artur Mas, que defiende una consulta legal.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, aseguró que no vislumbra que ninguna fuerza política democrática pueda llamar a la desobediencia civil.

También censuraron las palabras de Junqueras los partidos PPC y Ciutadans, que las calificaron de “ataque indecente a la democracia” y “casi un golpe de Estado a la legalidad vigente”, mientras que el PSC lo tachó de “frívolo e irresponsable”.

Desafío legal

La líder del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, incidió en que el Gobierno planteará un recurso al Constitucional contra la consulta soberanista “a todos los efectos” porque se considerar un “desafío” a la legalidad.

Por su parte, el expresidente catalán José Montilla (PSC) instó a Mariano Rajoy y Artur Mas a “reencontrarse” y “retomar el camino del entendimiento” también más allá del próximo 9 de noviembre. n

CiU se desmarca del llamamiento a la desobediencia civil de Oriol Junqueras