Centenares de vecinos disfrutan de la séptima Feira de Nadal de Esmelle a pesar del mal tiempo

El almuerzo congregó a unos 250 comensales | e. cortizas
|

Esmelle celebró ayer la séptima edición de la Feira de Nadal en la carpa del local social, donde tuvo lugar el mercado tradicional, los talleres, la comida popular y los conciertos. La afluencia, aunque algo menor que el pasado año, fue “satisfactoria” para los organizadores.
La cita navideña comenzó con el mercado y la venta de productos de Esmelle y también de artesanía, ropa, adornos, embutidos, bisutería, cuero, antigüedades y objetos de segunda mano.
Además, los asistentes disfrutaron de un taller para aprender a fabricar y a llevar zocas de madera. Ya por la tarde tuvo lugar el taller de astronomía, otro de productos de cuero y el de “scrap­booking” –para elaborar álbumes y felicitaciones–, que atrajo a multitud de niños.
La música comenzó a sonar poco después de las doce del mediodía con la actuación de la rondalla Sonidos del Alba, a la que siguió la sesión vermú y ya a última hora de la tarde un concierto de música folk.
La otra cita que atrajo a un gran número de participantes fue la comida popular a base de pulpo, churrasco y callos –se sirvieron más de 250 raciones–, mientras que otros se decantaron por calentar el cuerpo con una taza de caldo a última hora de la tarde.
Además, los aficionados al motor pudieron disfrutar de una exhibición de motos clásicas de enduro, con las que además se realizó una salida por el entorno de la parroquia con unos 200 participantes. Muchos de los asistentes ya recibieron sus primeros regalos de Navidad gracias a los sorteos que se realizaron durante todo el día en la feria.

Centenares de vecinos disfrutan de la séptima Feira de Nadal de Esmelle a pesar del mal tiempo