Mar pone en cuarentena las bateas por un episodio de toxinas lipofílicas

bateas de san carlos
|

El Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio     Mariño de Galicia –Intecmar– comunicará previsiblemente hoy a las asistencias técnicas de las cofradías de Ferrol y Barallobre si el episodio de toxinas lipofílicas detectado el pasado jueves permite levantar el cierre cautelar que pesa desde entonces sobre la zona I de la ría, es decir, la parte más externa.
Este toxicidad es la más frecuente en Galicia y se trata de un fenómeno natural –el fitoplancton del que se alimentan por filtración los moluscos bivalvos como las almejas, las vieiras o los berberechos– que nada tiene que ver con el grado de contaminación microbiológica.
En cualquier caso, el organismo dependiente de la Consellería do Medio Rural e do Mar dictaminó la suspensión de la extracción, lo que, en la práctica, significa no solo que no puede retirarse el marisco de las bateas de Punta San Carlos –en principio será hoy cuando se tengan los resultados de las analíticas de microbiología–, sino tampoco introducirse. Es por ello que ni el lunes, ni ayer ni previsiblemente hoy tampoco –para hacerlo la resolución tendría que publicarse a primera hora de la mañana– los mariscadores de ambos pósitos han podido faenar en la zona C de As Pías y se han centrado en las libres del interior de la ría.
En estos momentos, las cofradías tienen depositados en las jaulas más de 4.100 kilos de almeja babosa, así como pequeñas cantidades de fina, japónica y ostra.
La ría de Ares, que estuvo afectada la semana pasada por lipofílicas, ya está abierta y se espera que la de Ferrol pueda estarlo en las próximas horas. n

Mar pone en cuarentena las bateas por un episodio de toxinas lipofílicas