El Racing se adapta mejor a la piscina

Racing y la Arandina
|

 

Al fin y al cabo, lo que cuentan son los puntos. La semana pasada, el Racing solo sumó uno frente al líder Oviedo a pesar de realizar un excelente encuentro. En cambio, ayer no tuvo una buena actución ante un rival de la zona baja de la clasificación como el Sporting B, pero se llevó los tres que le hacen seguir en los puestos que al final de la liga regular lo clasificarían para la fase de ascenso a Segunda. De ahí que su valoración de la jornada sea positiva, a pesar de que durante algunos minutos el cuadro verde ofreciese un nivel cuando menos, inquitante para lo que se espera de un candidato a ascender.
Ya desde el primer minuto se vio que el terreno de juego no iba a favorecer el juego de nadie, así que el Racing, escaldado por malos arranques anteriores, se apresuró en resolver el partido cuanto antes. Así, sin jugarse los cinco minutos minutos, llegó el primer tanto, marcado a placer por Joselu después de una combinación por la izquierda entre Maceira y Peláez. Fue así como la escuadra verde adquirió la serenidad necesaria en un encuentro como el de ayer, en lo que a lo que en realidad se jugaba era a un sucedáneo de fútbol, y que pudo ser mayor si el golpe franco ejecutado por Pablo Rey poco después de superar el cuarto de hora de partido no se estrellase en el larguero de la portería visitante.
Pero el partido, lejos de entrar en una fase de incertidumbre en la que no se pudiese vislumbrar el resultado final del partido, se resolvió en los últimos minutos del primer período. En primer lugar, tras una acción en la que el estado del césped le jugó una mala pasada a la Arandina, que vio cómo una indecisión entre un defensa y el portero fue aprovechada por Joselu para llevarse la pelota y marcar a placer el tercer tanto. Y después, con el descanso a la vista, cuando una pelota en largo hacia el goleador racinguista terminó con un pase de este a la posición de Borja Domínguez, que desde la frontal del área remachó la pelota al fondo de las mallas para terminar de sentenciar el partido para el Racing.

alternativas
La desventaja en el marcador y el estado del terreno de juego no hizo que la Arandina cambiase su forma de jugar, así que sus intentos de acercarse a la portería contraria combinando la pelota terminaron casi siempre en nada. Enfrente, el Racing solo se dedicó a mantenerse bien plantado en su parcela defensiva, esperando cualquier oportunidad para salir a la contrar, pero condicionado por un terreno de juego que acaba por cercenar cualquier opción de aumentar el marcador a su favor en el tramo final del encuentro disputado ayer.
Así que los últimos minutos no depararon nada especialmente destacable para ninguno de los dos equipos. Una ocasión de Jaume Vidal que se marchó fuera y un disparo de Pajarero tras un saque de esquina fueron las mejores opciones para que Racing o Arandina fuesen capaces de aumentar su cuenta goleadora en el encuentro de ayer. Sin embargo, ninguno de los dos acertó, así que el partido finalizó con un resultado de 3-0 que hace que el Racing se mantenga en la primera posición de la tabla clasificatoria, con cuatro puntos de ventaja sobre el segundo. Este, el Logroñés, será precisamente el rival de la escuadra verde en un partido que, si no clave, sí se postula especialmente importante para el desarrollo del campeonato liguera del grupo I de Segunda B.
Al menos, el Racing se presentará a este partido con el “colchón” que le da el hecho de tener cuatro puntos de ventaja y saber que, pase lo que pase en este encuentro, va a seguir en la primera plaza de la tabla clasificatoria tras una nueva jornada.

El Racing se adapta mejor a la piscina