La Audiencia Nacional retoma el juicio a los exdirectivos de Caixa Penedés

|

La Audiencia Nacional retomará mañana el juicio a los cuatro exdirectivos de Caixa Penedés que se adjudicaron pensiones de 31,6 millones de euros contratando pólizas de seguros a espaldas de los órganos de control y administración de la entidad.

La vista, la primera que se celebra contra antiguos gestores de las antiguas cajas de ahorros, arrancó el pasado lunes y quedará previsiblemente visto para sentencia el próximo jueves, cuando los acusados podrán hacer uso de su derecho al turno de última palabra.

Durante su declaración, el ex director general de Caixa Penedés Ricard Pagés y los exdirectivos Santiago Abella, Joan Caellas y Manuel Troyano defendieron la legalidad de sus pensiones multimillonarias y que con ellas se equipararon sus condiciones a las del resto de trabajadores.

honestidad

“La Caixa del Penedés era mi vida y yo le dedicaba todo mi esfuerzo. Jamás he intentado perjudicar a la caja y mi actuación siempre ha sido de total honestidad”, puntualizó Pagés, que con las pólizas se adjudicó 11,6 millones de euros, de los que llegó a percibir 10,76 millones.

Por su parte, Abella, que percibió 1,89 millones de los 5,7 que se asignó, explicó que su contrato le reconocía el derecho a una prejubilación vitalicia a partir de los 60 años equivalente al 90%de su retribución, e insistió en que “el personal laboral común cobraba del fondo de pensiones y de la póliza”, y no reconocer lo mismo para los directivos habría sido “discriminatorio”.

Mientras, el ex director adjunto Joan Caellas (en cuyo caso la prejubilación ascendía a 4,8 millones pero no cobró nada porque fue despedido) señaló que su primer contrato “valoraba las funciones realizadas hasta el momento” y sus “nuevas responsabilidades”, y coincidió en que las ventajas que le aportó la externalización de las pensiones fueron las mismas que “a cualquier empleado”. n

La Audiencia Nacional retoma el juicio a los exdirectivos de Caixa Penedés