Sánchez remonta el peor resultado del PSOE mientras Casado estrella al PP

20190429-636920933460383062_00130925
|

El PP evitó ayer por poco un sorpasso de Ciudadanos tanto en votos como en escaños en estas elecciones generales y se mantiene en segunda posición tras el PSOE tras sufrir una derrota histórica que le deja con 66 diputados, 71 menos que en los comicios de 2016. El candidato popular, Pablo Casado vio como se desplomaba su porcentaje de voto al pasar del 33,01% al 16,68%, con el 100% escrutado.

La caída en picado del PP es la segunda mayor registrada en democracia tras la de la UCD en 1982, que pasó de los 168 escaños en 1979 a quedarse solo en once.

Los populares quedan por detrás del PSOE, que vivió la historia contraria al hacerse con con 123 escaños –38 diputados y casi dos millones de papeletas más que en diciembre– y por delante de Ciudadanos, que se convierte en la tercera fuerza política al sumar 57 asientos, lo que supone 25 votos más que los cosechados en la anterior cita electoral gracias al aumento de un millón de votos.

La suma de votos de PSOE y PP tras las elecciones generales, que supera los 11,6 millones, supone que el bipartidismo perdió en los últimos ocho años más de seis millones de votos desde los comicios de 2011, los últimos antes de la irrupción de Podemos y Ciudadanos.


Unidas Podemos se ve ahora relegada al cuarto lugar con 35 escaños, diez menos que hace dos años y unos 200.000 votos menos.

 


Por su parte, Vox ve alejarse sus expectativas de ser una fuerza decisiva en el Congreso. La formación de ultraderecha pasó en menos de un año de ser un partido marginal a alzarse como quinto grupo parlamentario con 24 diputados.


El partido de Santiago Abascal logró 2.588.785 votos, el 10,26% del total, que le otorgan 24 diputados, multiplicando por 55 los obtenidos en 2016, cuando concurrió a las generales para obtener 0,20 por ciento de la representación, 46.781 papeletas. Se trata además, del mejor resultado de un partido a la derecha del Partido Popular desde la Fuerza Nueva de Blas Piñar en 1979, que se situó por encima de los 379.000 electores.


Más peso independentista
Las candidaturas independentistas catalanas sumaron 22 diputados, cinco más que en las generales de 2016, cuando alcanzaron 17 entre republicanos y la entonces CDC –reconvertida en PDeCAT, dentro de JxCat–.
Con estos resultados, el PSOE podrá formar mayoría para gobernar con las formaciones de izquierda y los nacionalistas, ya que el hundimiento del PP, le incapacita para conformar una alternativa.


Ha perdido respaldo la formación de Pablo Iglesias, que junto a su confluencia catalana suma 42 diputados, que le podrían valer a Pedro Sánchez para tratar de conformar una mayoría para gobernar.

Eso sí, el PSOE precisaría también de los seis escaños del PNV, así como de otros minoritarios, y estaría sujeto al voto de ERC en la investidura, que con su quince diputados puede tener la llave para la elección del presidente, si lo apoya o incluso si se abstiene en una segunda vuelta.


Los resultados de los comicios abren también una puerta teórica a otro posible pacto entre el PSOE y Cs, ya que juntos reúnen 179 escaños, tres por encima de la mayoría absoluta del hemiciclo.


Cualquier otra combinación del partido vencedor pasa necesariamente por Unidas Podemos, con el que reúne 165 escaños y ahí se abren varias opciones.

Los nacionalistas vascos han subido un escaño y obtienen seis diputados; Coalición Canaria también sube, de uno a dos; pero Compromís pierde tres diputados, quedándose con un solo representante en la Cámara Baja, que también podría avalar a Sánchez.


JxCat logró siete representantes en el Congreso, mientras EH-Bildu duplica de dos a cuatro sus escaños, y el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) logra un puesto en el Congreso.


Navarra Suma, la coalición con la que el PP se presentó en la Comunidad Foral junto a UPN y Ciudadanos, se llevó dos escaños.


Los porcentajes obtenidos por los principales partidos son del 28,69 por ciento para los socialistas, frente al 16,69 por ciento del PP, el 15,85 por ciento de Ciudadanos, el 14,31 por ciento de Unidas Podemos y el 10,26 por ciento que ha llevado a Vox al Congreso. 

En la jornada electoral de ayer, el PSOE se impuso en todas las comunidades, salvo en Cataluña, el País Vasco y Navarra, y ha vencido en feudos históricos del PP como Castilla y León, Murcia o Madrid.

Sánchez remonta el peor resultado del PSOE mientras Casado estrella al PP