La UE busca mayor coordinación tras diez meses de la pandemia

La presidente de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen | OLIVIER HOSLET
|

Los líderes de los países de la Unión Europea celebran hoy una cumbre virtual para afinar la coordinación en la respuesta a la crisis sanitaria del coronavirus, la novena cita europea de alto nivel sobre el Covid-19 en diez meses de pandemia que suma más de 400.000 fallecidos en la UE.

La reunión, que comenzará a las 18.00 hora local y en la que no se firmarán compromisos por escrito, servirá para que los Veintisiete intercambien impresiones sobre cómo acelerar las campañas de vacunación o frenar el avance de las nuevas cepas, la posibilidad de crear un certificado europeo de inmunización o las restricciones que puedan aplicarse en las fronteras.

Evitar cerrar fronteras 
La Comisión intenta evitar a toda costa que los países de la UE cierren fronteras como en la primera oleada, cuando los Veintisiete blindaron sus territorios entre marzo y junio, anulando por primera vez en la historia el espacio Schengen de libre circulación.

Tras un verano en el que se incentivó la movilidad, especialmente por parte de los países turísticos, la Comisión y los Estados miembros piden desde hace meses que se eviten los desplazamientos “no esenciales” y cada país aplica sus restricciones.

Pero el rápido ascenso de los contagios en las últimas semanas volvió a colocar el debate fronterizo encima de la mesa y en países como Bélgica, con fuertes restricciones desde hace meses pero en una situación sanitaria mejor a la de sus vecinos, las autoridades abogan por endurecer aún más las condiciones de entrada.

Otro de los temas encima de la mesa es la propagación de las variantes británica o sudafricana del coronavirus, que varios estudios señalan como un 40% más contagiosas pero no más virulentas, por lo que representan uno de los desafíos inmediatos que abordarán los líderes.

Asimismo, la cumbre coincide con un arranque más lento de lo esperado de las campañas de vacunación con los fármacos de Pfizer-BioNTech y de Moderna.

La Comisión Europea sugirió a los países el objetivo de vacunar “al menos” al 80% de los mayores de 80 años y del personal sanitario para marzo y al 70% de la población adulta “para el verano”.

Los líderes también abordarán los retrasos en las entregas de Pfizer y explorarán vías para acelerar la producción, aunque la multinacional estadounidense ya “se ha comprometido a garantizar las entregas pactadas en el primer trimestre del año”.

Otro punto en la agenda será la donación de vacunas a países vecinos de la UE en los Balcanes, el este de Europa y el Norte de África, un movimiento que la presidenta de la CE considera necesario para que la UE gane “credibilidad geopolítica e influencia”.

La UE busca mayor coordinación tras diez meses de la pandemia