Alvariño se hace fuerte en el equipo nacional

|

Desde que hace ya algunos años, antes de los Juegos Olímpicos de Brasil, que ­accedió al equipo nacional, el pontés Miguel Alvariño se ha convertido en un asiduo en las convocatorias de la selección para las competiciones internacionales de mayor relevancia. El arquero de Sílex no ha fallado a ninguna de ellas, ni siquiera ahora que las vacantes se reparten, desde hace un par de temporadas, en citas clasificatorias y no a criterio técnico.


En la última de ellas, la que el pasado fin de semana se disputó en Madrid aprovechando la celebración del Gran Premio de la capital, Alvariño volvió a demostrar que está entre los arqueros más solventes del tiro con arco nacional en la modalidad de arco recurvo. Es más, el joven se situó a la cabeza de este clasificatorio después de tres jornadas cuyo rendimiento fue “casi perfecto”, en sus propias palabras. Con esta primera plaza, se aseguró tanto la clasificación para la Copa del Mundo de Berlín como para el Europeo. En este último estará acompañado por Pablo Acha y Antonio Fernández, mientras que a la cita berlinesa acudirá también Miguel Ángel Pifarre.

Tras una buena primera jornada, el viernes, con eliminatorias directas entre los candidatos –también figuraba Daniel Castro–, el “round” del Gran Premio de Madrid corroboró las buenas sensaciones del pontés, que fue el mejor con una puntuación de 668 puntos. Su compañero en el Sílex acabó sexto con 647 y ambos quedaron exentos de la primera eliminatoria directa.


Alvariño fue avanzando sin problemas en la parte superior del cuadro. Así, ganó por 6-0 a Diego Guillén y Marc Pico y, ya en cuartos de final, se deshizo de Ken Sánchez (6-2). No tuvo tampoco complicaciones para derrotar a Sergio del Olmo en semifinales (6-2) en emparejamientos en los que siempre llevó la iniciativa. 
En la final se encontró con el otro arquero más en forma del momento, Pablo Acha, quien llegaba tras eliminar en semifinales por 4-6 a Daniel Castro, en un duelo en el que el pontés, que había dejado atrás a José Raúl Riera, Pedro Roxo da Silva y José Manuel Solera, llegó incluso a llevar la iniciativa.

Pero Acha fue de menos a más y, tras apear a Castro en semifinales, se topó con un Alvariño al que las cosas no le salieron especialmente bien en esta última tirada. Sin ser capaz de precisar su puntería, sus grupos de flechas no se acercaron al centro y, así, dejó escapar el triunfo por un claro 6-0. 
En los Grandes Premios no se disputa final por el bronce, así que Castro, automáticamente, se hizo con este metal, al igual que Sergio del Olmo.
A la cita acudió también su hermana, Cristina, que tras acabar el “round” en la decimoctava plaza (547 puntos), cayó en la segunda eliminatoria frente a Adriana Pla (6-0).

Alvariño se hace fuerte en el equipo nacional