El gobierno lleva al Juzgado el reparto de dedicaciones de los concejales

pleno ferrol modificación presupuestos
|

Cinco ediles del gobierno de Jorge Suárez –cuatro de ellos de Ferrol en Común y una concejala no adscrita– han presentado una demanda en el Juzgado Contencioso-Administrativo número 1 de la ciudad, en la que solicitan que se considere nulo de pleno derecho el acuerdo plenario tomado el pasado 24 de noviembre de 2016 por el cual se aprobó, con los votos a favor de los grupos municipales del PP y PSOE, la retirada de dos dedicaciones exclusivas al ejecutivo y un reparto de estas de forma proporcional al número de concejales de cada grupo y no por la representación en el gobierno o en la oposición.
El reparto planteado por el ejecutivo en minoría, tras la ruptura del pacto con el PSOE, equiparaba el número de dedicaciones de los concejales del equipo de gobierno con el total de la oposición. Una enmienda del PSOE “en aras del ahorro económico y de la representatividad” y con el fin de retirar la dedicación exclusiva a la concejala de Urbanismo, María Fernández, que fue expulsada del grupo socialista y permaneció en el gobierno, dio la vuelta a la situación. Así, se propuso entonces dejar solo tres dedicaciones a Ferrol en Común, más la del alcalde, y repartir proPP y PSOE, con lo que el primer grupo alcanzó las cinco –cuando únicamente tenía tres– y el PSOE se quedó con dos. El BNG también conservó la que poseía entonces.
La demanda llegó al Juzgado, como ratificó el alcalde Jorge Suárez, con el consenso de los ocho concejales del gobierno, aunque solo firman la petición Álvaro Montes, Saínza Ruiz, Suso Basterrechea, Luís Victoria –por parte de FeC–, y la edil no adscrita María Fernández Lemos. El regidor y las concejalas Esther Leira –FeC– y Rosa Méndez –PSOE– no figuran en la demanda, si bien, como se explicó desde el Concello ferrolano, es únicamente “por estratexia procesal, contando con demandantes e testemuñas”.
Los firmantes basan esta reclamación en “o excesivo número de dedicacións exclusivas que ten a oposición, ata oito, por tres do goberno, excluida a do alcalde”. Alegan, además, que este reparto “non se corresponde coa dedicación e responsabilidade que cada un dos concelleiros ten” y que consideran “non axustado a dereito”.
Jorge Suárez explicó que consideran el acuerdo plenario “inxusto” apuntando, además, que fue presentado con “nocturnidade e alevosía”. Asimismo, considera que deja al ejecutivo local en una situación “precaria para gobernar unha cidade”, cuando, apuntó, “somos os únicos valentes que temos a capacidade de levar adiante un goberno local, xa que tanto o PP como o BNG e o PSOE renuncian a formar parte del e a presentar unha moción de censura”.
De este modo, Suárez apunta que la decisión plenaria del pasado noviembre plantea “oito salarios para concelleiros que non teñen ningún tipo de responsabilidade e tres para os que teñen que levar adiante cuestións de vital importancia para a cidade de Ferrol”.
El alcalde hizo alusión explícitamente a la situación de la concejala no adscrita María Fernández, ya que la propuesta del grupo socialista tenía como uno de sus objetivos retirar la dedicación exclusiva a una concejala que formaba parte del equipo de Beatriz Sestayo y que fue expulsada del grupo –junto a Rosa Méndez–. Así, indicó que “se da a paradoxa de que é a primeira vez na historia que un concelleiro da área de Urbanismo non ten dedicación, cando, ademais, non pode traballar por incompatibilidade ao ser arquitecta de profesión”. Otra de las dedicaciones exclusivas que perdió con esta decisión plenaria es la que iría a parar a la edil de Obras, Esther Leira, que aun no había hecho uso de ella, por tener solicitada la excedencia en su puesto de trabajo en el Concello de Pontedeume. En el caso de que estuviese en excedencia, tampoco podría contar con la retribución por dedicación exclusiva, por decisión de la oposición en el pleno del pasado mes de noviembre.
De todos modos, el alcalde insistió en que no se trata de una “cuestión económica” sino de organizar un trabajo y, en el caso de la oposición, apuntó, “creo que está xogando un papel de ambición económica en vez de mirar pola cidade”. De esto, incidió el alcalde, es de lo que se trata la demanda, “de recompoñer a situación e considerar que se faga xustiza”.


oposición
Por su parte, la portavoz socialista, Beatriz Sestayo, que planteó en su día la propuesta, criticó que Suárez “va a ser el primer alcalde que no quiere acatar el mandato de un pleno”, y recordó otros caso como cuando Esquerda Unida y el Partido Popular le retiraron dedicaciones y presencia en organismo autónomos al gobierno del socialista Vicente Irisarri, sin que hubiese ningún caso de transfuguismo”.
Aunque reconoció que cada quien es libre de ir al Juzgado, apuntó que, sin embargo, no lo ha hecho para denunciar cuestiones como la tasa de saneamiento ilegal. 
Desde el PP se respetó la decisión pero se consideró “curioso”, al indicar que el gobierno tiene las mismas  que antes –refiriéndose a FeC– y lo que hace es defender el “transfuguismo”.  n

El gobierno lleva al Juzgado el reparto de dedicaciones de los concejales