La familia de los desaparecidos en Meirás tramita la declaración de fallecimiento

Imagen de los medios aéreos y terrestres que participan en el rastreo de la zona de O Ermo
|

La familia del padre y la hija que en la tarde del día de Reyes de este año desaparecieron en las inmediaciones del faro de Meirás, en Valdoviño, arrastrados por una gran ola, ha iniciado los trámites para la declaración de ambos fallecimientos. El Boletín Oficial del Estado (BOE) de ayer publicó sendos anuncios de los Juzgados de Primera Instancia números 2 y 3 de Ferrol, que son los que se encargan de los citados trámites habituales en el caso de desaparecidos.
En ellos se hace público que Patricia Bedoya, de 25 años, y su padre, Juan Carlos Bedoya López, de 53, vecinos de Cantodomuro, en la parroquia valdoviñesa de Meirás, fueron arrastrados por un golpe de mar en los acantilados, a consecuencia del gran temporal existente, sin que hasta la fecha hayan aparecido.
El trágico suceso se produjo cuando varios miembros de esa familia se encontraban en los acantilados existentes en las inmediaciones del faro, en el lugar en el que semanas antes habían lanzado al mar las cenizas del abuelo.
El hecho fue presenciado por numerosas personas que se encontraban en la zona observando la magnitud del temporal, con olas que llegaron a superar la altura del faro de Meirás.
Además de a Juan Carlos Bedoya y a su hija Patricia, el mar también arrastró al cuñado del primero, Rodrigo Pena Rodríguez, de 67 años, cuyo cadáver fue recuperado al día siguiente en la playa de A Frouxeira. La hija de este también sufrió el impacto de la gran ola, si bien logró agarrarse a las rocas por lo que solo sufrió lesiones en las rodillas y las manos.
Todos ellos son miembros de una familia muy conocida en la comarca. La esposa de Juan Carlos Bedoya López regenta la carnicería familiar Félix. Por su parte, el desaparecido trabajaba en el Arsenal de Ferrol como electricista.

La familia de los desaparecidos en Meirás tramita la declaración de fallecimiento