El Racing se complica la clasificación

Futbol. Fase d'ascens a segona A. Partit entre el N�stic i el Racing de Ferrol. Fotos de jugades, entrenadors, ambient, llotja.
|

juan quijano 
ferrol

En noventa minutos, la ilusión con la que el Racing hacía frente a la fase de ascenso a Segunda se tornó en decepción. La efectividad del Gimnàstic la permitió cobrar dos goles de ventaja sobre el equipo ferrolano, al que despertó de su intención de llegar lo más adelante posible en una promoción que consideraba como un premio a lo bien que lo había hecho durante toda la temporada. Ahora, las cosas están muy cuesta arriba para el cuadro verde, que tendrá que recurrir a la épica para seguir adelante y llegar a la categoría de plata.
De entrada fue el Nàstic el que pareció estar más impresionado por lo que se jugaba en el partido. Sus nervios, de hecho, fueron los que hicieron que las primeras llegadas del Racing a su portería se tradujesen en peligro y, sobre todo, diesen a entender que el equipo ferrolano era el que más cómodo estaba en el encuentro. Sin embargo, todo cambió con la primera llegada de la escuadra local a la meta racinguista. Habían transcurrido poco más de diez minutos de partido y un pase interior de Rubio al desmarque de “Piojo” Hernández dejó a este solo ante el meta Mackay, al que superó con su disparo.
Ese gol reforzó la propuesta que ambos equipos desarrollaron sobre el terreno de juego. La del Racing, mover la pelota con la mayor velocidad posible para encontrar huecos en la bien situada defensa contraria. La del Gimnàstic, estar bien organizado en su campo para, en el momento de recuperaba el balón, buscar la portería contraria de una manera directa. La diferencia entre las dos ideas fue que la racinguista apenas se tradujo en peligro sobre la portería del equipo catalán –solo un golpe franco botado por Pablo Rey, que se estrelló en la lateral de la red–. En cambio, cada vez que el Nàstic se acercaba a la meta rival, la sensación de peligro era más evidente, tal y como se demostró en la segunda llegada de la escuadra local, que se resolvió con un remate franco de Marcos dentro del área que se convirtió en el segundo gol local.

Cambio
Poco más tuvo que contar la primera parte, en la que el cuadro catalán se conformaba con lo que tenía y el visitante apenas encontraba la manera de crear peligro al rival. Todo lo contrario que pareció en los primeros minutos de la segunda mitad, porque en ella el cuadro verde dio la sensación de ser consciente de que necesitaba imprimir más velocidad a su juego si quería reducir distancias en el marcador y, de esta manera, recuperar posibilidades de clasificación en la eliminatoria.
Mediado el segundo período, una acción pudo cambiar el rumbo del partido. Un contraataque del Racing fue cortado en falta por Juanjo que, con una amarilla ya en su cuenta, vio una rigurosa segunda que le hizo ver la roja y dejar a su escuadra en inferioridad numérica. La expulsión, de esta manera, radicalizó las posturas de ambas escuadras. Porque el Nàstic ya solo se preocupó de una manera mucho más evidente de defender su portería de los ataque del adversario y el equipo ferrolano de buscar la manera de marcar un gol que le devolviese esperanzas de cara al partido de vuelta de la serie.
Pero el Racing no jugó de la manera que es habitual. Su circulación de balón fue lenta y previsible y sus acciones acaban en demasiadas ocasiones con centros laterales que daban ventaja a la defensa del Gimnàstic. Incluso los nervios –por veces precipitación– que mostró en muchas fases del choque a punto estuvieron de costarle muy caro si la escuadra local llegó a haber anotado un tercer tanto. Pero ni para el Gimnàstic llegó ese premio, que habría sido aún más excesivo, ni para el Racing se produjo el que habría supuesto marcar un gol. De ahí que el partido terminase con el marcador de 2-0 y la sensación de que la remontada va a ser difícil... pero no imposible. n

El Racing se complica la clasificación