Los Irmandiños asaltaron un año más la fortaleza medieval de Moeche

Por tercer año consecutivo los más pequeños también pudieron asaltar el castillo feudal víctor schäfer
|

El día grande del festival Irmandiño se vivió ayer por todo lo alto en Moeche, con cientos de asistentes que participaron en el fin de fiesta con el tradicional asalto al castillo del señor de Andrade al grito de “¡lume!”.
La propuesta cultural comenzó el viernes con un repichoca popular en el campo del festival. Ayer la música y los juegos tuvieron su espacio desde primera hora de la tarde. Tras la sesión vermú y los pasarrúas mañaneros, los más pequeños disfrutaron de una de las más novedosas actividades del Festival, el asalto infantil al castillo.
Los grupos Quenindiole y Lenda Ártabra calentaron motores para la actuación de la cantautora Sés, uno de los platos fuertes del festival junto con el virtuoso gaiteiro Budiño. Os Cuchufellos cerraron el escenario pasadas las cuatro de la mañana.
El pregón de esta trigésimo séptima edición fue especialmente emotivo pues corrió a cargo del fallecido Manuel María, homenajeado este año el día de las Letras Galegas. “Os Irmandiños están vivos na nosa lembranza. Sigamos o exemplo daqueles galegos do século XV” proclamó ayer, de nuevo, el escritor lucense en una grabación de su pregón en este mismo festival en 1988. El audio, acompañado de algunas imágenes del literato, sirvió de pistoletazo de salida para que, pasada la media noche, miles de personas conquistaran otro año más la fortaleza feudal.
Pero antes de la invasión nocturna, los niños protagonizaron su particular asalto a la fortaleza ya por la tarde, dejando el camino preparado para la llegada irmandiña de la noche.
La exposición “Asalto Irmandiño” que se celebró en el interior del castillo, atrajo a un gran número de visitantes, al igual que las visitas públicas que fueron gratuitas durante la jornada de ayer.

Los Irmandiños asaltaron un año más la fortaleza medieval de Moeche