Las carrozas de Santa Comba llenan Covas de gente, música y disfraces

El “sombrerero loco” estuvo presente en el recorrido emilio cortiñas
|

Las carrozas de Santa Comba llenaron ayer un año más la carretera principal de Covas de vecinos y curiosos que, aprovechando el buen tiempo de la jornada, llenaron las terrazas de los bares y buscaron sitio a ambos lados de la vía para disfrutar del recorrido.
Este año fueron un total de nueve carrozas las que cubrieron el itinerario, demostrando la aparente recuperación de un festejo que años atrás había vivido una de sus épocas más bajas. Así, salieron como es costumbre a primera hora de la mañana del Prior para continuar a lo largo de la carretera hasta llegar a la curva de A Cochera y girar de regreso hasta llegar a Santa Comba.
Desfilaron hippies, piratas, romanos, personajes de “Alicia en el país de las maravillas” e incluso un lavadero a la antigua usanza que contaba con un circuito de agua para lavar las prendas de ropa y tenderlas por la parroquia.
Fue, precisamente, esta última carroza –el “Lavadoiro de Ardebullo”– la elegida como ganadora en el campo de la fiesta, a la llegada de todas las participantes. En esta ocasión, les fue otorgado un premio en metálico donado por los hosteleros de Covas, uno de los sectores más beneficiados por esta iniciativa. El segundo y el tercer puesto fueron ocupados por las carrozas de nombre “Astérix y Obélix” y “Alicia no país do carteiro”. Todas recibieron un pequeño obsequio de artesanía por parte de la comisión de fiestas.
La única nota negativa fue el lanzamiento de cangrejos vivos por parte de una de las carrozas, algo que molestó a alguno de los presentes y que empujó a alguno de los niños a tratar de recoger a varios de los animales desorientados.
En general, la mañana soleada y el ambiente participativo de público contribuyeron al buen desarrollo del evento.

Las carrozas de Santa Comba llenan Covas de gente, música y disfraces