Clinton acepta la nominación demócrata y promete ser “la presidenta de todos”

Democratic presidential nominee Hillary Clinton and her husband former president Bill Clinton react to the balloon drop after she accepted the nomination on the fourth and final night at the Democratic National Convention in Philadelphia, Pennsylvania, U.
|

La exsecretaria de Estado Hillary Clinton aceptó la nominación por el Partido Demócrata para concurrir a las elecciones presidenciales de EEUU, que se celebran el próximo 8 de noviembre, durante la última jornada de la Convención Demócrata que se desarrolla desde el lunes en el estado de Pensilvania y en la que prometió que será “la presidenta de todos los americanos”.

La encargada de presentarla fue su hija, Chelsea Clinton, que en un emotivo discurso la definió como su “madre y heroína” y la “próxima presidenta” de Estados Unidos. Tras ello, Clinton salió al escenario para agradecer el apoyo a Chelsea y a su marido, el expresidente Bill Clinton, a quien le recordó el día que se conocieron “en aquella biblioteca hace 45 años”, en referencia a la biblioteca de la Universidad de Yale, donde ambos estudiaron la carrera de Derecho.

“Es con humildad, determinación y confianza ilimitada en la promesa de América que acepto vuestra nominación para presidente de Estados Unidos”, fueron las palabras de la antigua secretaria de Estado.

el cielo es el límite

La exprimera dama, primera mujer candidata a la Casa Blanca por su partido, puso de relieve el “hito” que esto supone “en nuestra marcha hacia una unión más perfecta”. “Cuando no hay techos, el cielo es el límite”, resaltó Clinton, quien ya el pasado martes dijo que su nominación suponía la “mayor grieta” en el techo de cristal de las mujeres en Estados Unidos.

Distancia con Trump

Asimismo, buscó distanciarse de lo que a su juicio es una visión negativa del país que promulga Donald Trump, su rival republicano en la carrera presidencial. “Quiere dividirnos, del resto del mundo y entre nosotros”, lamentó. “No dejéis que nadie os diga que nuestro país es débil” porque “no lo somos”. “No dejéis que nadie os diga que no tenemos lo que hace falta, lo tenemos. Y, por encima de todo, no creáis a alguien que dice: ‘Solo yo puedo arreglarlo’”, sostuvo, parafraseando la intervención de Trump en la Convención Republicana la semana pasada.

Estas palabras, en opinión de Hillary Clinton, “deberían hacer sonar las alarmas a todos nosotros”. Igualmente, puso en tela de juicio la idoneidad de Trump para ser presidente en momentos de ataques terroristas y de violencia armada.

“Preguntaos: ¿tiene Donald Trump el temperamento para ser comandante en jefe? Donald Trump ni siquiera puede gestionar la agresividad de una campaña presidencial”, defendió, afirmando que “pierde la calma a la más mínima provocación”. “Imaginadle en el Despacho Oval enfrentándose a una crisis real”, añadió. “Un hombre al que se le puede hacer picar con un tuit no es un hombre al que podamos confiar las armas nucleares”, opinó. La candidata demócrata aseguró que será “una presidenta para demócratas, republicanos e independientes”. 

“Para los que tienen problemas, para los que se esfuerzan y para los que tienen éxito. Para aquellos que votan por mí y para los que no. Para todos los americanos”, prometió Clinton.

El discurso

Por otro lado, la campaña del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, acusó a Hillary Clinton de vivir en “un universo de fantasía”.

“El discurso de Hillary Clinton ha sido una colección insultante de frases hechas y retórica reciclada”, valoró el asesor de política de Trump, Stephen Miller. 

“Se ha pasado la noche hablando de forma condescendiente al pueblo americano al que ha mirado por encima del hombro durante toda su vida”, añadió Miller.

Clinton acepta la nominación demócrata y promete ser “la presidenta de todos”