El desbordamiento del río Cádavo obligó a cortar cuatro calles en Fene

el alcalde, gumersindo galego, inspeccionó la zona afectada jorge meis
|

Una vez más el municipio de Fene sufrió de manera especial las consecuencias de las fuertes lluvias. Como en la jornada del viernes, el río Cádavo se desbordó a su paso por Perlío, y lo hizo todavía en mayor medida. Cuatro horas después de la marea alta, seguía fuera de su cauce y se esperaba que por la noche volviese a haber una crecida. La barricada de sacos de arena fue insuficiente para retener el agua, de modo que la riada obligó a cortar al tráfico cuatro calles que quedaron abiertas por la tarde a excepción de la que se utilizó para colocar la protección, que se mantuvo por si la nueva pleamar provocaba más inundaciones durante la noche.

Una tienda situada en la zona y las viviendas de Astano sufrieron también inundaciones y además se produjeron caídas de armas de árboles y uralitas en vías públicas que mantuvieron en actividad permanente a la policía local del municipio.

El alcalde, Gumersindo Galego, visitó la zona afectada para seguir de cerca los trabajos.

 

otras incidencias

En Narón se registraron también pequeñas inundaciones y el río Xuvia, una vez más, registró una importante crecida. Además, fue necesario cortar al tráfico la carretera del Trece a la altura de San Clemente por la gran cantidad de agua que corría sobre la calzada.

En Pontedeume el río también aumentó notablemente su caudal y en la zona de Esteiro el agua llegó a amenazar algunas viviendas. En Ares, por su parte se produjeron algunos desprendimientos de tierra y pequeños accidentes porque los contenedores invadieron la calzada. Personal del Concello trabajó durante toda la jornada para subsanar las incidencias.

La misma situación de alerta se registró en en Valdoviño, donde se cerraron algunas carreteras de titularidad municipal por los desbordamientos. El embalse alivió “por coronación”, informó el 112, con su nivel estabilizado.

En la zona de Ortegal, el “Gong” también trajo consecuencias. En Cariño se registró un corte de luz por la mañana y en Cedeira el principal problema derivó también del desbordamiento de los ríos.

 

El desbordamiento del río Cádavo obligó a cortar cuatro calles en Fene