El comité de Navantia entrega más de 1.100 firmas pidiendo un cambio de modelo productivo

Operarios de Navantia acompañaron a los miembros del comité que entregaron las firmas a la dirección | d. alexandre
|

El comité de empresa de Navantia entregó ayer a la dirección del astillero, acompañado por una amplia representación de trabajadores, un fichero con más de 1.100 firmas –tanto de operarios, como de mandos intermedios y de encargados– reclamando que se modifique el modelo productivo actual.

El presidente del comité, Javier Galán, explicó que esta recolección de firmas se inició hace unos días tras “conocer durante una jornada de trabajo realizada en Cádiz la existencia de un informe emitido por un astillero de Corea del Sur, con el que colabora Navantia en la construcción de los petroleros Suezmax, en el que se determinaba que con este tipo de organización el astillero público sería incapaz de construir los barcos en la fecha estimada de finalización”.

El documento también señala que “en Corea siguen trabajando con la organización productiva que existía en la antigua Bazán”, indicaron desde el comité. “Tras más de un año denunciando la mala organización, han tenido que venir los coreanos a constar lo mismo que nosotros determinábamos”, lamentó Galán.
Estas quejas, avanzaron, serán trasladadas mañana al propio presidente, Esteban García, en una reunión que mantendrá con la coordinadora unitaria en la sede central de Navantia, en Madrid. “No solo vamos a decirle cuál es nuestra propuesta de modelo organizativo, que ya la conoce, sino que le pediremos que nos diga qué tiene pensado hacer la dirección del astillero con este sistema de trabajo”.

Buque de Acción Marítima
De momento, explicaron desde el sindicato, la botadura del BAM (Buque de Acción Marítima) que la factoría de Ferrol construye para la Armada Española, prevista para el día 24 de mayo, podría sufrir un retraso en caso de que los sindicatos mantengan el actual bloqueo a la colocación del último bloque.


Respecto a esta medida de presión, con la que dicen que se mantendrán “tajantes”, apuntan a que “hay suficiente buque para poder botarlo si ellos quieren”. Para acabar con esta situación, explicó Galán, es necesario “que se ponga encima de la mesa algún gesto por parte de la SEPI, de Navantia o del señor Montoro”, en alusión al abono de las cantidades adeudadas, como por la negociación respecto del plan industrial.


“Ya estamos a las puertas de un nuevo convenio colectivo y no entendemos que vamos a negociar si no hay previamente una puesta a cero de todas la condiciones de los trabajadores de Navantia”, concluyó Galán.

El comité de Navantia entrega más de 1.100 firmas pidiendo un cambio de modelo productivo