Al menos medio millón de personas piden la independencia en la Diada

|

La movilización independentista con motivo de la Diada de Cataluña discurrió por la avenida Meridiana de Barcelona con la participación de cientos de miles de personas –medio millón, según la Delegación del Gobierno, 1,4 millones, según la Guardia Urbana de Barcelona– y con la presencia de representantes de las candidaturas de Junts pel Sí y la CUP.

La movilización, bautizada como la “Vía Libre a la República Catalana” y organizada por la Asamblea Nacional Catalana avanzó desde el inicio de la Meridiana hasta el Parque de la Ciutadella, donde está el Parlament.

La Guardia Urbana cifró en 1,4 millones los asistentes a la manifestación. Cerca de 500.000 personas se habían inscrito previamente para ir ocupando los diferentes tramos en los que se dividió esta avenida, en la que se procuró dejar vacío un carril central de seis metros de ancho.

A las 17.14 horas empezó a avanzar un puntero gigante portado por varios deportistas, en dirección al escenario situado en uno de los ángulos de la Ciutadella, donde tuvo lugar los parlamentos y actuaciones.

La manifestación, en la que los participantes vestían camisetas blancas y levantaban punteros de diferentes colores a medida que avanzaba el puntero gigante por el centro de la Meridiana, tuvo lugar en medio de un clima electoral, al coincidir con el primer día de la campaña de las elecciones del 27-S.

Miembros de las dos candidaturas independentistas acudieron a la manifestación, pero no así el presidente de la Generalitat, Artur Mas, número cuatro de la lista de Junts pel Sí que encabeza Raül Romeva.

Mas prefirió no asistir, aunque más tarde recibió en el Palau de la Generalitat a una representación de los organizadores de la marcha.

Al inicio de la misma, Romeva pidió que “se respete” la voluntad mayoritaria de los catalanes, expresada por cuarto año consecutiva en las calles durante la Diada, “pero también en las urnas”, puesto que se trata “de un movimiento que va de abajo arriba”, dijo.

Según el cabeza de lista de Junts pel Sí, “un año más, lo que se pone de manifiesto es la gran capacidad de movilización”.

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, se mostró muy satisfecho al empezar la marcha por “la movilización extraordinaria” para participar en la manifestación independentista en la avenida Meridiana y expresó su deseo de que “se convierta en un gran resultado político” en las elecciones del 27 de septiembre.

“Estamos viendo una movilización extraordinaria, de esto todos somos testigos”, afirmó Junqueras en la cabecera de la llamada Vía Libre a la República Catalana.

“Lucha” 

El candidato de la CUP a las elecciones del 27-S, Antonio Baños, aseguró por su parte que la Meridiana, donde se celebra la manifestación independentista de la Diada, es el “punto de salida” a la “lucha por la libertad del pueblo catalán”.

En declaraciones en la manifestación, se mostró “convencido” de que “para llenar el Parlament primero se tienen que llenar las calles”. El conseller de la Presidencia de la Generalitat, Francesc Homs, calificó la manifestación como algo inédito en Europa por el volumen de manifestantes y dijo que merece el “respeto y consideración” del Gobierno, en lugar de “menosprecio”. 

Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, felicitó en Twitter a los organizadores y a los participantes “por una movilización multitudinaria que ha transcurrido con éxito”.

La de ayer fue la cuarta gran movilización promovida por la ANC, después de la multitudinaria manifestación de 2012 por el centro de Barcelona, la cadena humana que cruzó Cataluña de norte a sur en 2013 y la concentración que se extendió, el pasado año, en forma de V por la Gran Via y la Diagonal en la capital catalana. n

 

Al menos medio millón de personas piden la independencia en la Diada