Antonio, cada año más importante

Racing Club Ferrol-Sociedad Deportiva Noja 19ª jornada, Segunda División B, grupo 1, de fútbol A Malata Jorge Meis (22-12-2013) TEXTO: Antonio se dispone a tocar la pelota ante la presencia de Abel
|

El peso específico de Antonio López Ameijenda (A Coruña, 1982) en el Racing aumenta cada temporada que pasa. Para el defensa esta fue la cuarta que completa en la entidad y, por esta trayectoria, reconoce que el ferrolano es de los clubes donde más cómodo ha estado en toda su carrera. Al jugador, de esta manera, le gustaría continuar en Ferrol –“a uno, donde está a gusto, le apetece seguir”, apunta–. Pero también recuerda que es el club el que tiene que explicar a los jugadores que terminan contrato sus intenciones de cara a la temporada que viene. Además, desde que forma parte del equipo de la ciudad naval siempre ha renovado campaña a campaña y en esta ocasión su intención es hacer lo mismo.
Esta comodidad responde, a su juicio, a los buenos resultados logrados por el equipo ferrolano durante las últimas temporadas. “Siempre ayudan”, admite el defensa, que explica que “cuando trabajas a favor de viento parece que estás más a gusto... pero los resultados llegan porque el trabajo es bueno. Es como la pescadilla que se muerde la cola”. De todas maneras, Antonio también destaca la unión que ha habido en el vestuario cuando, al principio de esta campaña, los resultados no estaban siendo muy bueno y el grupo se mantuvo unido hasta llegar a la segunda plaza.

CLAVE
Antonio ha sido esta temporada una de las piezas importantes en un equipo que empezó con el objetivo con de asegurar lo más rápidamente posible su permanencia en Segunda B y que terminó clasificándose para la fase de ascenso a la categoría de plata, en la que cayó eliminado frente al Nàstic de Tarragona. “Por eso te queda la espinita de no haber superado la eliminatoria para disfrutar del play-off, pero la temporada fue buena... por no decir algo más”, reconoce el central.
El defensa, además, se muestra especialmente orgulloso del juego desplegado por el Racing durante toda la temporada, que considera que “es mérito de todos: de los jugadores por ser capaces de plasmar una idea, aunque con algún altibajo, y del entrenador, que no por cambiar de categoría varió su filosofía de juego, sino que siguió apostando por ella”. De ahí que, en su voluntad de quedarse, tendrá mucho que si Aira sigue en el club.
Antonio reconoce que, durante las casi tres temporadas que ha estado a las órdenes del preparador berciano, se ha sentido muy cómodo. “Él siempre ha apostado por mí y a cualquier jugador le gusta estar con alguien que cuente con él... pero eso puede cambiar cada temporada”, comenta. Así que, mientras que no se sepa si el entrenador continúa en el cuadro verde, él se dedicará a descansar... y a esperar las noticias que vengan desde el club.

Antonio, cada año más importante