Los niños ingresados en el Marcide disfrutaron de su fiesta de Carnaval

Taller de disfraces en el Aula Hospitalaria del Marcide
|

Como en cada celebración destacada del año, el Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol –CHUF– celebra para sus pacientes más pequeños actividades dirigidas a animar la estancia de los niños en el Arquitecto Marcide. La proximidad de los Carnavales hizo que ayer se adelantase la celebración a la primera planta del Marcide para animar la jornada. Así, aunque el aula hospitalaria está en el tercer piso, se aprovechó que también hay niños en seguimiento en la primera, con distintas alergias, para acercar a esta zona la iniciativa, en la que el voluntariado tuvo un papel importante.
De este modo, los niños participaron en un taller de elaboración de disfraces con los voluntarios de la Asociación Provincial de Pensionistas e Xubilados da Coruña y de la Asociación ADRA, en el marco del programa “Avó, cóntame e cántame que me encanta”. Las personas de estos programas acuden a lo largo del año a desarrollar diversas actividades un miércoles al mes.
La encargada de la coordinación de las actividades es la maestra del aula hospitalaria, Pilar Porta, que lleva a cabo tanto el seguimiento académico como el de ocio de los niños.
La profesora agradeció ayer la colaboración “dos profesionais dos andares e da cociña” y, en este sentido, como muchos de los pacientes no pueden comer determinados alimentos con los que se hacen los dulces típicos de Carnaval–orejas, rosquillas o filloas–, se celebró una sobremesa especial para que todos pudiesen tener un dulce de fin de fiesta. la gelatina de frutas.

labor de las aulas
En las zonas infantiles no solo se celebran fiestas en determinadas fechas significativas del año. Cada semana, voluntarios de diversas asociaciones acuden a animar la estancia hospitalaria de los pequeños pacientes.
Entre las entidades colaboradoras que cuentan con voluntariado en el CHUF están, además de las dos que participaron ayer, Cruz Roja, la Fundación Theodora, las mascotas Rick y Rock de Alcampo, la Universidade da Coruña con futuros enfermeros, además de desarollar una nueva actividad de scrap para niños y padres, en la que se introducen en el mundo de la papiroflexia.
El aula hospitalaria funciona desde el año 2007 y se trata de un espacio educativo y lúdico por el que pasan una media diaria de ocho niños.
Cuenta con un zona de Infantil –de tres a seis años–, Primaria –de seis a 12–, espacio de lectura y nuevas tecnologías.

Los niños ingresados en el Marcide disfrutaron de su fiesta de Carnaval