La incidencia del Covid-19 triplica el umbral de riesgo extremo con 795 casos

Fernando Simón comunica la situación de la pandemia en España | efe
|

El Ministerio de Sanidad confirmó ayer que los contagios y la incidencia siguen disparados con una presión hospitalaria “muy alta” y sin expectativas de que se relaje en los próximos quince días. 

Los números son de récord. 44.357 nuevos positivos y una incidencia acumulada de 795,65 casos por cada 100.000 habitantes, 59 puntos más que el miércoles, lo que triplica el nivel de riesgo extremo según los datos facilitados por el Ministerio, que informó de 404 fallecidos. El porcentaje de camas con enfermos covid es ya del 20,8% y del 36,2% en las UCI. 

Pese a estas cifras, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, dijo que la incidencia sigue creciendo pero con aumentos cada vez más pequeños, lo que implica una “inflexión” que podría haberse iniciado ya. 

No obstante, eso no se aprecia en la presión hospitalaria, que calificó como “muy alta” y en la que no se verá un descenso “hasta mediados de la semana que viene, si no más tarde”. “Una de cada tres  UCI están ocupadas por pacientes de Covid-19 y en algunas comunidades ese porcentaje es de una de cada dos”, según Simón. 

Es el caso de La Rioja, con el 60%; seguida de la Comunidad Valenciana, con un 57,50%; Cataluña, con el 47,6% ; Melilla, con un 47% ; Castilla-La Mancha, con el 46,4%; y Madrid, con el 46%. 

La velocidad de transmisión de la pandemia sigue disparada con una incidencia acumulada del 795,65, una cifra que triplica el nivel de riesgo extremo decretado por Sanidad. 

Por comunidades, Extremadura continúa siendo la región con la incidencia acumulada más elevada, con 1.464 casos por cada 100.000 habitantes, 39 más que el miércoles. Además, superan los 1.000 casos también Murcia, con 1.286; Comunidad Valenciana, con 1.166; Castilla y León, con 1.142; Castilla-La Mancha, con 1.140 y La Rioja, con 1.134. 

Por encima de la media también se encuentra Madrid, con 875. 

Simón también destacó la gran capacidad de detección de contagios de España, “una de las mayores de Europa”, con 1.414.101 pruebas entre la semana del 11 al de enero, lo que supone una tasa de 3.007 por cada 100.000 habitantes. 

A juicio del experto, estas cifras ponen de manifiesto que “estamos cerca de nuestra máxima capacidad de detección”.

Nueva variante
Por otro lado Simón, en rueda de prensa, auguró que si la cepa británica del coronavitrus evoluciona como lo ha hecho en el Reino Unido, “a medidos de marzo” será dominante en España en un 40 o 50% de los casos, mientras que en la actualidad concentra menos del 5% de las infecciones. 

Simón recordó que el Reino Unido detectó esta variante a finales de septiembre, pero no fue hasta mediados de diciembre cuando comprobó que había pasado a generar el 40% de los contagios, frente al 4% de tres meses antes. 

Sobre las medidas a aplicar para controlar la extensión de las infecciones por esta cepa, el experto recordó que se han establecido restricciones en los vuelos con el Reino Unido y se trabaja para secuenciarla con mecanismos de control, pero ha advertido de que “el objetivo no es inventar nuevas medidas sino aplicar las que se implementen” 

En este sentido, reiteró que los cierres en la hostelería “están relacionados con descensos sostenidos” de la incidencia acumulada de casos de Covid-19, lo que, dijo, no sucede con la aplicación de otras restricciones. 

El epidemiólogo reconoció que las imposiciones de medidas en la hostelería son “muy controvertidas, con un impacto económico importante y no fáciles de tomar”, mientras insistía en que los bares “incitan a situaciones de riesgo”. 

“La gente no va a un bar a estar solo en una esquina, incluso si se hacen aforos reducidos”, manifestó Simón. 

Preguntado por la decisión de algunos países europeos de imponer el uso de mascarillas FP2, Simón  manifestó que la protección se puede conseguir con diferentes tipos de mascarillas o combinaciones”. 

Según el experto, si dos personas se encuentran en la misma estancia y ambas llevan mascarilla, ya sea FP2 o quirúrgica el efecto se multiplica. 

“Aprobar el uso de la FP2 en algunas situaciones (sanitarios) puede ser razonable, pero lo de que toda la población tenga que llevarla es muy debatible, siempre y cuando todos llevemos la protección”, insistió.

La incidencia del Covid-19 triplica el umbral de riesgo extremo con 795 casos