Ceivar denuncia que el presunto miembro de Resistencia Galega fue torturado

La portavoz del colectivo independentista Ceivar, Lucía ÁLvarez, durante la lectura de un comunicado. EFE/Archivo
|

El movimiento Ceivar, que se autodenomina organismo popular anti-represivo, ha denunciado que el presunto miembro de Resistencia Galega Adrián Mosquera, que hoy prestará declaración en la Audiencia Nacional, fue torturado en el monte de Ames (A Coruña) en el que fue arrestado el pasado martes.

Ceivar explica en un comunicado que Mosquera, como "es habitual" en este tipo de operativos, fue "incomunicado", pero que luego aprovechó la presencia de vecinos y amigos en el exterior de la vivienda durante el registro de la misma para "decir a viva voz las siguientes palabras, ¡me torturaron en el monte!".

Este movimiento reprocha la existencia de esta "lacra de torturadores" y anima a no ser cómplices "de los que aplican los electrodos" o la "bandera", en alusión a la española, "y muy especialmente de quien ordena o ampara" esto.

El presunto miembro de Resistencia Galega detenido el pasado martes con tres artefactos explosivos cerca de Santiago de Compostela, Adrián Mosquera, pasará hoy a disposición de la Audiencia Nacional para declarar ante el juez de guardia de ese tribunal.

Según han informado fuentes jurídicas, Mosquera comparecerá ante el juez, que decidirá si ingresarlo en prisión preventiva tras escuchar su versión sobre su supuesta pertenencia al grupo terrorista.

Los investigadores sospechan que el detenido es parte de la cúpula de la banda, que fue prácticamente desarticulada el 18 de septiembre con la captura de otros cuatro miembros de la organización en Vigo.

Un acto convocado en apoyo a Mosquera Pazos se saldó este miércoles con al menos tres contenedores quemados en el cruce de la calle General Pardiñas con la Avenida Montero Ríos, y en Fonte de San Antonio, en Santiago de Compostela.

Los participantes en esta concentración, que se juntaron a las 20:00 horas en la compostelana Plaza de Cervantes, dentro de la zona vieja, desplegaron botes de humo y tiraron, a su paso, varios recipientes de basura, lo que originó un amplio despliegue, con la presencia de la Policía Nacional y Local, y de dos camiones de bomberos.

Ceivar denuncia que el presunto miembro de Resistencia Galega fue torturado