Mano tendida con condiciones

Pleno de investidura de Ferrol
|

Los partidos que están en la oposición (no se sabe por cuánto tiempo en el caso de Ferrol en Común y el Bloque Nacionalista Galego) mostraron su disposición a dialogar y a llegar a acuerdos por el bien de la ciudad. Era lo que tocaba en un acto protocolario con el que se empieza el curso político cargado de buenas intenciones. Sin embargo, el tono fue diferente y, como ya había pasado con la investidura de Jorge Suárez, el más duro fue el nacionalista Iván Rivas, quien marcó desde el primer momento algunas de las exigencias de su grupo político. “Ou se está coas maiorías ou se está coas minorías, non se pode ser neutral, hai que tomar partido”, apuntó recordando al expresidente uruguayo José Mujica. Y eso en Ferrol significa decidir si el coste de la depuración que no existía “se lle vai repercutir aos ferroláns e ás ferrolás”, si se remunicipalizan servicios como la gestión de la basura o el transporte público, si hay una apuesta decidida por la peatonalización y si se prioriza el interés público sobre el privado en asuntos como la vivienda.

Recordó Rivas la elevada abstención, que supera en número a la lista más votada. Apeló al diálogo necesario “cando non hai maiorías” y, en referencia al Partido Popular les recomendó “atopar algún lugar común no que encontrarse cos demais e deixar de estar sós”. Y a Mato le dedicó sus palabras finales: “Ten toda a lexitimidade do mundo para decidir que camiño escoller. Fágao como queira, a paso de boi ou de gacela, pero non poña o carro antes dos bois que teñen que tirar del porque hai quen se move como bolboretas pero pica como avespas”.

Rey y Suárez ofrecen lealtad 
El exalcalde Jorge Suárez, de Ferrol en Común, ofreció el apoyo de su grupo en todo cuanto coincida con los fines fundacionales de su partido, el de “levar adiante políticas que melloren as condicións de vida da xente”. Suárez afirmó que “Ferrol vive un momento crucial” en el que “hai que exercer un goberno firme e unha oposición responsable” para cumplir con los objetivos en empleo, bienestar y recuperación de la demografía de cara al 2023. Se refirió a su partido como heredero de las luchas obreras que arrancan en el siglo XIX y puso como ejemplo de “goberno exemplar” el de la coalición de los socialistas con los comunistas que encabezaba Miramontes (Suárez es de Izquierda Unida), en los 80. 

Ofreció “lealdade para construír un Ferrol mellor”. “Cada vez que haxa que debater, debatiremos. Cando haxa que dialogar, dialogaremos. E cada vez que haxa unha proposta que mellore a vida da veciñanza tenderemos a man en nome de Ferrol en Común”, concluyó.

El también exalcalde José Manuel Rey, del Partido Popular, empezó su intervención agradeciendo los apoyos recibidos (14.142 votos que le proporcionan 12 concejales, a uno de la mayoría absoluta). Dijo estar “emocionado” por recibir  hasta en tres ocasiones “el mayor caudal de confianza que nunca habían otorgado a ningún otro candidato”. En un discurso en el que habló en castellano y en gallego, expresó que hay muchos ferrolanos que preferirían que gobernase el PP al haber ganado las elecciones y que "moitos desexarían outros acordos para darlle a Ferrol a estabilidade e capacidade de xestión que esta cidade precisa máis que ningunha outra”. Pero dejó clara la legitimidad del gobierno, en un pacto “que aínda que non estea escrito, quedou suscrito nesta votación”, y también la suya para “exercer a oposición e seguir traballando por Ferrol”. Rey Varela se comprometió a que Mato “atopará en nós unha leal oposición” y le recomendó “non perder un minuto en comezar a gobernar porque despois dos últimos catro anos Ferrol non pode perder máis tempo”. Avanzó que fiscalizarán la acción de goberno “e daremos voz aos que se sintan perxudicados pola mesma” y que el proyecto de ciudad que defenderán desde su grupo político incluye el desarrollo económico y la creación de empleo, la trasnformación y el cuidado de la ciudad y también la atención a las personas. Pidió al nuevo alcalde “gobernar para todos, estabilidade para catro anos e un proxecto de cidade”.

Mano tendida con condiciones