La falta de información, uno de los riesgos de los tatuajes

El simposio reúne a más de doscientos participantes | patricia g. fraga
|

Los dermatólogos que participan en el XI Simpósium de Dermatología advierten sobre los numerosos riesgos que conllevan los tatuajes, así como los problemas que pueden derivarse de su eliminación, y piden que exista un consentimiento informado a la hora de tatuarse.

El jefe del Servicio de Dermatología del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC), Eduardo Fonseca Capdevila, presentó la actividad que arrancó ayer en el Palacio de Exposiciones y Congresos (Palexco) con más de doscientos participantes.

El simposio, que se realiza cada dos años, acumula dos décadas en A Coruña centrado en la formación continua de los dermatólogos que se dedican a la práctica clínica, dentro de una disciplina que “evoluciona mucho” con “tratamientos a medida para diversas enfermedades como la psoriasis o determinados tumores”.

El doctor Donis Muñoz, especialista en dermatología y tatuaje con una clínica en Gandía (Valencia), incidió en los riesgos de las inscripciones en la piel. “Los efectos adversos son desconocidos totalmente por la gente que se tatúa. Puede haber reacciones inflamatorias breves y otras que aparecen diez años después del tatuaje. En los que son de color rojo hay más incidencias, pero no sabemos por qué”, dijo.

Afirma que es “una técnica cada vez más demandada sobre la que existe una desinformación prácticamente total” de la que solo se conocen los riesgos “cuando hay problemas”.

La procedencia de la tinta y su homologación, pues muchas de las utilizadas no tienen los mínimos de calidad, llevan a incidencias habituales, que cree que en España se complican más porque las normas legales no ayudan, pues piensa que son demasiadas.

“Debería haber un consentimiento informado lo más completo posible. Hace falta el conocimiento de todos los efectos para la toma de una decisión responsable”, subrayó Muñoz. El doctor subraya que “determinadas tintas desprenden sustancias que son cancerígenas”, algo sobre lo que se debería avisar a los usuarios.

La falta de información, uno de los riesgos de los tatuajes