El derribo de una casa en Canido obliga a desalojar un inmueble colindante

calle alegre edificio ruinas
|

Las obras de demolición de un edificio situado en la confluencia de las calles Alegre y Santos, en el barrio de Canido, obligaron a desalojar un edificio colindante en el que se detectó la presencia de grietas a causa de los trabajos que se están ejecutando. Fueron las dos familias afectadas, que  residen en el bajo y el primer piso, las que tomaron la decisión de abandonar el inmueble y alertaron a la Policía Local.
Los agentes se desplazaron al lugar de los hechos y solicitaron la presencia de un técnico municipal que, tras examinar la afectación de la pared medianera de la casa habitada, resolvió que los vecinos no regresasen a sus domicilios en tanto no finalicen las obras de demolición. Siguiendo sus órdenes, la Policía Local también procedió al vallado de la zona, en previsión a que pueda producirse algún desprendimiento.
Los trabajos de derrumbe que se están ejecutando fueron ordenads por el Concello de Ferrol, a raíz de que el propietario del edificio hiciese caso omiso a los requerimientos municipales. Se acometen de forma subsidiaria, de manera que los 28.262,17 euros en que fueron presupuestados se le cobrarán al dueño.

El derribo de una casa en Canido obliga a desalojar un inmueble colindante