Los prejubilados del naval entregan las primeras denuncias particulares

Carvalho Calero asamblea jubilados navantia
|

Alrededor de 200 prejubilados de Izar –hoy Navantia–, y de la extinguida Imenosa, se concentraron ayer en Ferrol ante el edificio administrativo de la Xunta, para demandar que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) no les aplique en las cantidades que les adeuda el Índice de Precios al Consumo (IPC) de año 2014, que fue negativo en un uno por ciento.
Según aseguró uno de los portavoces del colectivo, Emilio Pantín, cuentan con que “a final de mes” les paguen “las cantidades adeudadas e injustamente retenidas a lo largo de estos más de dos años” y que en dichos pagos vengan “consolidados, si no vuelven a cambiar, un 3,2 por ciento de la prejubilación de cada uno de los afectados”, además del “IPC negativo”, algo que rechazan.
Mientras los prejubilados de estas empresas públicas permanecían concentrados, letrados de CCOO, UGT, CIG y USTG han presentado en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) de Ferrol las primeras 300 demandas particulares con sus reclamaciones. 
El objetivo es tenerlas todas entregadas antes de que finalice este mes e iniciar un nuevo proceso de conflicto colectivo para reclamar el uno por ciento que no están descontando”.
Pantín señaló que en las comarcas de Ferrolterra, Eume y Ortegal estarían afectados por esta problemática unas 1.200 personas, la mayoría de las antiguas Izar Fene e Izar Ferrol, mientras que en el caso de Imenosa “no se llegaría a la treintena”.   

apoyo municipal 
La teniente de alcalde de Ferrol, Beatriz Sestayo, acudió a la concentración para “solidarizarse con los prejubilados” y apoyar lo que considera “unas reivindicaciones justas y una defensa firma de sus derechos laborales”. 
La edil socialista aprovechó para reivindicar “más carga de trabajo en un sector al que el Gobierno de España y la Xunta han dado la espalda en la financiación del dique flotante”, un proyecto que Sestayo considera “ineludible”.

Los prejubilados del naval entregan las primeras denuncias particulares