Un año sin derrotas en A Malata

Los jugadores del Racing, celebrando el gol del pasado domingo frente al Alondras | jorge meis
|

Hasta el 11 de febrero de 2018 hay que remontarse para dejar constancia de la última derrota del Racing en A Malata. Entonces, con motivo de la vigésimo quinta jornada liguera del grupo 1 de Segunda B –la temporada terminó con el descenso racinguista a Tercera–, el equipo ferrolano perdió ante el Guijuelo por 0-2 –el primer tanto lo marcó el ahora racinguista Borja Hernández–. Desde ese momento, sin embargo, el cuadro verde no pierde en partido oficial jugando en casa.

En total son veinte los encuentros que el equipo ferrolano ha encadenado en este período de poco más de un año. Siete en la pasada campaña –cinco triunfos y dos empates, lo que se tradujo en 17 puntos, casi la mitad de toda la competición, que acabó con 40– y trece en la actual –ocho victorias y cinco igualados, lo que suponen 29 de los 52 puntos que luce en la tabla clasificatoria– dan cuenta de dos situaciones diferentes: en la primera, el Racing luchó casi hasta el final por la permanencia en la categoría de bronce nacional; en la actual, el conjunto de la ciudad naval ostenta el liderato del grupo 1 de Tercera y es el mejor local de la competición.

Goles
Los registros goleadores del Racing reflejan también que en A Malata tiene un escenario en el que saca su mejor rendimiento. Los 16 goles marcados —por solo seis recibidos–de la pasada temporada lo mantuvieron con opciones de salvarse hasta la última jornada. Y esta campaña los 23 goles que ha marcado, por tan solo ocho en contra, no son los mejores registros de la categoría en ninguno de los apartados. Sin embargo, la diferencia de goles que eso supone (+15) es la mejor del grupo 1.

Un año sin derrotas en A Malata