Hallan varios cuerpos del avión accidentado en los Alpes con 150 personas a bordo

|

El secretario de Estado francés de Transportes, Alain Vidalies,  informó de que los helicópteros de rescate habían localizado restos de fuselaje y algunos cuerpos en la zona en la que se estrelló el avión Airbus A320 siniestrado en los Alpes, en el que viajaban 150 personas, 45 de ellas españolas. El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, anunció, por su parte, que se había encontrado una de las cajas negras del avión, de la compañía Germanwings, que cayó en el departamento de Alpes de Haute Provence.

La caja negra será analizada por expertos del organismo francés de Investigación de Accidentes (BEA), que ya ha iniciado sus pesquisas al respecto.

Las autoridades no tenían esperanzas de encontrar con vida a ninguno de los 150 ocupantes del vuelo entre Barcelona y Dusseldorf que se estrelló ayer.

Los numerosos equipos de socorro que se trasladaron al lugar de los hechos, una zona escarpada de difícil acceso a casi 3.000 metros, detuvieron las labores de búsqueda en torno a las 19.00 horas, coincidiendo con la caída de la noche.

Un importante dispositivo –casi 300 gendarmes, 10 helicópteros, miembros del Ejército y personal técnico–, se trasladó al lugar de los hechos después de que el vuelo 4U9525, que había despegado de Barcelona a las 10.05 horas se estrellara casi una hora más tarde contra una pared de la montaña, tras ocho minutos de caída.

La Dirección General de la Aviación Civil francesa confirmó que el avión no envió una señal de alerta antes del accidente.

El avión había alcanzado una altura de 38.000 pies antes de comenzar a descender.

Las condiciones meteorológicas en el momento del accidente eran excelentes, según los medios de comunicación especializados franceses. Las condiciones “eran incluso óptimas, con un tiempo seco y un cielo totalmente despejado durante toda la mañana”, viento débil, o prácticamente nulo, y sin ninguna nube peligrosa a la vista, informó la cadena especializada Meteo.

Las autoridades consideran prematuro aventurar las causas del siniestro y no descartan ninguna hipótesis, incluida la del atentado terrorista.

Los pilotos de avión y controladores aéreos creen también que todavía es muy pronto para hablar de las causas del accidente y evitaron hacer especulaciones sobre los motivos del mismo.

Por pocos kilómetros, el avión no impactó con alguna de las pequeñas aldeas alpinas que jalonan la región, lo que limita las víctimas a los 144 pasajeros, dos de ellos bebés, los dos pilotos y los cuatro asistentes de vuelo.

La mayoría de ellos son alemanes, 67, junto a 45 con apellidos españoles, un ciudadano belga y un buen número de turcos, además de otras nacionalidades.

Fueron los controladores franceses quienes dieron la alarma al ver cómo el avión caía de forma brusca hasta que se perdió el contacto con el aparato, media hora después de su despegue de Barcelona.

Se trata del mayor accidente de una aerolínea de bajo coste en Europa, y es la tragedia más grave sufrida por españoles en vuelos comerciales en el extranjero. Germanwings, fundada en 2002 y desde 2009 propiedad de Lufthansa, aseguró que el aparato, un Airbus A320, tenía 24 años y hacía pocos días había pasado un control técnico. El piloto también acumulaba mucha experiencia.

El avión siniestrado pertenece a la familia A320, la más vendida de Airbus con más de 6.100 aeronaves en funcionamiento en todo el mundo. El accidente ocurrido ayer es la segunda catástrofe aérea importante que golpea la zona desde 1953.

El 1 de septiembre de ese año, un Lockheed Constellation de la aerolínea Air France que cubría la ruta entre París y Saigón se estrelló a 3.020 metros de altitud y a las 23.30 horas en el macizo de Pelat, a pocos kilómetros del de Trois-Eveches, donde cayó ayer el avión de la compañía alemana. Treinta y nueve pasajeros, entre los que se encontraba el violinista Jacques Thibaud, y nueve miembros de la tripulación perdieron la vida en ese accidente, que tuvo lugar a pocos minutos de una escala en el aeropuerto de Niza, en el sur del país, para repostar.

Por otro lado, los investigadores de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil y un experto en aviación civil del Ministerio de Fomento se dirigían ayer desde España al lugar del siniestro del avión de Germanwings, así como técnicos de Lufthansa.

Hallan varios cuerpos del avión accidentado en los Alpes con 150 personas a bordo