Veinte años de un sueño hecho realidad

1. Pablo, rodeado de aficionados, celebra el ascenso conseguido gracias al empate ante el Ceuta / 2. Portada de Diario de Ferrol, dando cuenta de la repercusión que el ascenso del cuadro verde tuvo en la ciudad / 3. Sueiro, autor del segundo tanto
|

Fue tal día como hoy, un 25 de junio, pero del año 2000, cuando el Racing consiguió un ascenso a Segunda que llevaba anhelando más de dos décadas. El empate a dos goles con el que finalizó el partido que entonces lo enfrentó al Ceuta en A Malata se tradujo en el salto de categoría tras una fase de ascenso que el equipo ferrolano había empezado con tres victorias seguidas –como local frente a Barakaldo y Ceuta y a domicilio ante el Gandía–. Sin embargo, las dos derrotas que encajó después hizo que todo quedase a expensas de un último encuentro, en el que al cuadro verde le llegaba con el empate, mientras que el norteafricano necesitaba ganar.

“Delirio verde” fue el titular con el que Diario de Ferrol, con poco más de un año, dio cuenta del mayor éxito deportivo vivido desde su nacimiento. Y los goleadores del Racing en aquel partido, Pablo Rodríguez Méndez y Sueiro, rememoran con entusiasmo una fecha grabada en su memoria. “Probablemente, el mejor recuerdo de mi carrera”, lo califica el primero. El segundo, mientras, confirma que “es mi mejor recuerdo, sin duda”, antes de apuntar que “como es un buen recuerdo, parece como si hubiese pasado menos tiempo”.

Y es que, a pesar de que el Racing llevaba varios años llamando a la puerta del ascenso, Pablo asegura que “más que una obligación era una ilusión enorme: todo lo que se vivió ese día, la jornada siguiente en el Concello...”. El exfutbolista de Viveiro, de hecho, dice que “mucha gente mayor de Ferrol me comentó que nunca había visto echarse la gente a la calle como entonces”. Sueiro, por su parte, destaca “la ilusión que le hizo a la gente” y, mirando en perspectiva, recuerda que “era mi primera experiencia fuera de casa, llegué a un sitio que no conocía, te aceptan genial y encima te sale una temporada buena en lo personal y genial en lo colectivo. Fue una suma de detalles, había ‘feeling’ con el entrenador y la directiva, que hicieron que todo nos saliese perfecto aquella campaña”.

Partido
En cuanto al partido, Pablo recuerda que “llegar al estadio, salir al campo y ver A Malata llena fue un impacto grande, porque nunca la habíamos visto así”. Sin embargo, un gol del visitante Berruezo a los diez minutos de juego le recordó al cuadro verde lo mucho que iba a tener que sufrir para conseguir el objetivo. Menos mal que ahí apareció la figura de Sueiro, uno de los racinguistas más destacados en el tramo final de la liga regular, para conseguir el empate. “El gol lo he visto 20.000 veces”, reconoce el exfutbolista vasco antes de recordar que “ese año solo tenías que correr, porque Padín, Sanromán, Pablo o Manu... todos te la ponían al pie”. De hecho, confiesa que “tuve suerte de coger el balón a bote pronto, tiré casi sin pensar, creí que no iba para dentro... pero la ves entrar y la alegría es enorme”.

Pero el Ceuta volvió a adelantarse en el marcador poco antes del descanso, gracias al tanto de Pablo Sánchez, así que la situación seguía cuesta arriba para el cuadro verde de cara a la segunda mitad. Sin embargo a la vuelta de los vestuarios, cuando apenas habían pasado un par de minutos, el Racing se encontró la posibilidad de empatar a través de un penalti que Pablo Rodríguez se encargó de ejecutar. “¿El penalti con más presión que lancé en mi vida? Sin ninguna duda. Estábamos perdiendo y me tocó lanzarlo a mí como podía tocarle a otro compañero...”, explica. El resultado, sin embargo, fue el gol de un empate que la afición ayudó a que se mantuviese hasta el pitido final para desatar un delirio que se trasladó a las calles de Ferrol.

Ese recuerdo hace que ambos coincidan en la importancia dé el salto a Segunda que busca porque, como recuerda Pablo, “ascender desde Segunda B te hace entrar en la Liga de Fútbol Profesional, con toda la repercusión que tiene y todos los ingresos que genera”. Coincide Sueiro al explicar que “es una categoría muy bonita. Es una pena que el Racing no esté”, aunque su excompañero cree que “el Racing debe y puede estar, porque está haciendo las cosas muy bien”.

Veinte años de un sueño hecho realidad