Díaz reconoce la inestabilidad del Gobierno andaluz y abre las puertas a un adelanto electoral

|

La hipótesis de un adelanto electoral en Andalucía cobra cada vez más fuerza después de que en las últimas semanas haya crecido la desconfianza entre los socios del Gobierno de coalición, hasta el punto de que su presidenta, Susana Díaz, admitió ayer abiertamente que su Gobierno carece de estabilidad.

Díaz, tras visitar un colegio en Jerez de la Frontera, dijo que si existe estabilidad “no tendrá por qué haber adelanto”, pero reconoció que “esa estabilidad evidentemente no es la que tenemos en estos momentos”.

La presidenta de la Junta insistió ayer en que los andaluces no pueden estar pendientes de “cuestiones internas”, en referencia al referéndum anunciado por Izquierda Unida para junio para decidir sobre su continuidad o no en el Ejecutivo de coalición, y dijo que espera que sus socios sean capaces de “entenderlo”.

Previamente, en una conferencia de prensa en Sevilla, el número dos del PSOE-A, Juan Cornejo, dijo que la “confianza” entre los socios del Ejecutivo andaluz es “clave” para garantizar el gobierno de coalición y advirtió a IU de que no basta con “decirlo”, sino que hay que “darla”.

Por su parte, el coordinador general de IU en Andalucía, Antonio Maíllo, pidió al PSOE “transparencia” y que aclare si el rumor de un adelanto electoral, para el que cree que “no hay razones”, es “un runrún o tiene alguna base real”.

El PSOE, además de la convocatoria del referéndum, reprochó a IU la actitud de algunos de sus dirigentes, como el diputado y aspirante a las primarias de IU, Alberto Garzón, quien tildó de “indecente” la “instrumentalización” que, a su juicio, había hecho Susana Díaz del viaje anunciado por el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, a Tinduf.

Sobre un hipotético adelanto electoral habló también el presidente del PPA, Juanma Moreno, quien dijo que si Susana Díaz adelanta los comicios “tendrá que explicar muy bien los motivos y la razón” . Moreno señaló que no ve razón para un anticipo, ya que la propia Díaz dijo hace seis días que iba a agotar la legislatura.

Coincidiendo con este debate se ha conocido que la presidenta de Andalucía se encuentra embarazada y que la fecha prevista del parto será a mediados de julio. Al ser preguntada sobre este asunto, dijo que se encuentra “feliz” y “contenta” y que vivirá su nuevo estado “como una mujer más”, tratando de “conciliar” su vida laboral y personal”.

Díaz reconoce la inestabilidad del Gobierno andaluz y abre las puertas a un adelanto electoral