El monte de Ancos luce desde ayer su propio banco con vistas a la ría

Miembros de la corporación, junto a Juan Manuel Mosquera –en el centro–, autor del asiento | meis
|

La lluvia deslució ayer el acto de inauguración del banco del monte de Ancos, una obra del carpintero Juan Manuel Mosquera, que nada tiene que envidiar al de Loiba (Ortigueira) o al de Monteventoso (Ferrol), y que permitirá al visitante disfrutar de las fantásticas vistas de Neda y la ría de Ferrol. Se trata de una pieza única, elaborada a base de madera de teca y soportado en un solo pie, que su autor, un vecino de la localidad, donó al Concello para instalar en la zona –la administración local se hizo cargo de construir la base y la barandilla de seguridad–.
Su creador, Juan Manuel Mosquera, posaba ayer orgulloso, junto al alcalde, Ángel Alvariño, y demás miembros de la corporación tras su colocación en el mirador.
Coincidiendo con este acto, el monte fue objeto de una nueva plantación, en este caso realizada por los escolares de los CEIP Maciñeira y San Isidro que contribuyeron con otro centenar de ejemplares de castaño que bautizaron con sus propios nombres a una zona en la que el Concello de Neda ya reforestó con otros cien árboles el pasado mes. La iniciativa se enmarca dentro del proyecto de recuperación que el gobierno local está llevando a cabo en la zona y a la necesidad de repoblar con árboles autóctonos los montes públicos.
Los escolares, que llegaron a la zona en autocares, se vieron recompensados con bocadillos y algunos dulces

El monte de Ancos luce desde ayer su propio banco con vistas a la ría