La Xunta aumenta la libertad de horario a los pequeños comercios

el consello da xunta mantuvo su reunión semanal ayer en san caetano ana varela
|

Una nueva ley ampliará la libertad de horarios a los comercios de hasta 300 metros cuadrados, cuando ahora sólo la tenían los de hasta 150, y también autoriza abrir diez festivos al año a los de mayor tamaño, frente a los ocho actuales, y aumentar ocho horas más de apertura.

El Consello da Xunta decidió ayer remitir al Parlamento el texto para adaptar la ley gallega de horarios comerciales a la estatal, en la que también se estipula que los comercios de más de 300 metros cuadrados tendrán un límite de apertura de 90 horas semanales, cuando hasta ahora eran 72.

Igualmente, los establecimientos de más de 300 metros cuadrados podrán abrir diez festivos al año, frente a los ocho que estipulaba la norma actual, aunque la ley nacional permite un abanico de diez a 16.

 

objetivos

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, informó de que el proyecto legislativo nace con el doble objetivo de cumplir la legislación básica del Estado y atender a las peculiaridades del pequeño y mediano comercio gallego.

De esta forma, dijo, como novedades de la norma figuran que la libertad horaria de que disfrutaba el pequeño comercio será ampliada, ya que se aumenta esta consideración de los 150 metros cuadrados a los 300.

Para Feijóo, la nueva norma ofrecerá “más posibilidades para vender, más posibilidades para organizarse”, dijo.

Feijóo también hizo hincapié en que la norma cambia las cuantías de las sanciones, con la intención de “perjudicar lo menos posible al pequeño comercio”. De esta forma, las faltas leves, las que más se cometen, disminuyen su multa hasta 1.500 euros, cuando antes eran de hasta 60.000 euros.

Mientras, las muy graves, que a juicio del presidente son las que más pueden cometer las grandes superficies, se incrementan hasta un millón de euros.

Con estos cambios, “estamos haciendo todo lo posible para que los pequeños comercios no puedan verse en una situación imposible”, si se enfrentasen a una sanción.

El objetivo es graduar el importe de la sanción, para lo que se tendrá en cuenta factores como la superficie del establecimiento, el volumen de ventas, o la cuantía del beneficio ilícito obtenido como consecuencia de la infracción, de forma que a una tienda con mayor capacidad económica le correspondería también una mayor sanción dentro de los límites establecidos.

La Xunta aumenta la libertad de horario a los pequeños comercios