Infructuoso intento de desmontar el ascensor del edificio de O Penso

Diario de Ferrol-2015-03-10-011-ffc73df2
|

El inicio del desmontaje del ascensor del edificio de O Penso, en Cabanas –previo a la demolición de las dos plantas ilegales del inmueble– no pudo ejecutarse ayer, tal y como estaba previsto,  porque, según los vecinos, la empresa encargada no tenía permiso para acceder al interior. Como se recordará, el alcalde, Germán Castrillón, se enfrenta a una denuncia precisamente por el incumplimiento de la sentencia de derribo.
A primera hora de la mañana se personaron en el entorno del edificio una docena de agentes de la Guardia Civil y comenzaron a colocarse vallas alrededor del inmueble. Un portavoz de los vecinos explicó que en el ascensor había una notificación del Concello anunciando que ayer mismo comenzaría su desmontaje –toda la maquinaria se encuentra en la última planta, por lo que quedará inutilizado–  y sustitución. La respuesta de los inquilinos fue permanecer sentados en el interior del edificio esperando para comprobar si la empresa intentaba entrar ilegalmente –aseguran que alguien les facilitó una llave– pero no lo hicieron y, tras llamar al timbre y no conseguir que les abrieran, se fueron, como también lo hizo la Guardia Civil.
Los vecinos sostienen que solo pueden entrar con autorización vecinal o una orden judicial y que, por lo tanto, no pudieron acceder. Además, solicitaron a Industria que vuelva a dar de alta el ascensor, cuya baja tramitó el propio Concello.
Ayer presentaron en el Ayuntamiento un escrito en el que piden que se identifique a las personas que entregaron las llaves del inmueble por entender que es ilegal y que tampoco se puede desmontar el ascensor sin la autorización de la Comunidad de Propietarios.

Infructuoso intento de desmontar el ascensor del edificio de O Penso