Benestar asegura que el absentismo escolar no es un problema en Ferrol

comedor escolar CEIP CRUCERO DE CANIDO
|

El programa de prevención de absentismo escolar llevado a cabo por el área que dirige la edila Rosa Martínez Beceiro ha dado como resultado en el pasado curso escolar un total de 44 intervenciones en diferentes centros educativos de la ciudad, a petición de los propios colegios. Estas actuaciones han permitido reconducir la situación de absentismo en 31 casos. Del resto, tres alumnos acabaron ingresando en un centro de protección de menores; en cinco casos las familias dejaron de residir en la ciudad naval y en otros tantos se envió informe a la delegación provincial de Igualdade y de Benestar, ya que la intervención necesaria iba más allá de la reconducción del absentismo escolar.
En cuanto a las intervenciones realizadas desde el área de Benestar Social del Concello para reconducir la ausencia a clase, estas consistieron en entrevistas con los padres o tutores de los alumnos, visitas a domicilio y sesiones presenciales con menores. Tosas estas, como explica la responsable municipal del área, se realizaron de manera coordinada con los departamentos de Orientación y Dirección de los centros de enseñanza.
Ante estos resultados, la concejala Rosa Martínez aseguró que en Ferrol “no hay un problema de absentismo escolar, sino casos puntuales que, como demuestra la memoria de Servicios Sociales, en la mayoría de los casis de reconduce”.
También explicó la edila que el Concello actúa siguiendo el nuevo protocolo remitido por la Dirección Xeral de educación, Formación Profesional e Innovación Educativa de la Xunta.
En este sentido, el grupo municipal socialista pidió al gobierno local la firma de un acuerdo de colaboración con la Fundación Secretariado Gitano, con el fin de la realización de campañas contra el abandono prematura de las aulas por parte de este colectivo, en especial de las niñas.

apoyos directos
En la comisión de Benestar Social de ayer, la edila dio cuenta de las ayudas directas a familias que se llevan a cabo desde su área y que están dirigidas a ayudar a las personas que peor lo están pasando y que por falta de recursos no pueden asumir el gasto de necesidades básicas como el material escolar, comida diaria en los comedores escolares, regalos de Navidad a menores, pagos de medicamentos con receta, comida materna, luz, gas o alquileres. El Concello, indicó Martínez, tiene en marcha actualmente programas sociales de ayudas directas a familias a los que se destinan cerca de 760.000 euros al año. A estos programas hay que añadir las ayudas de emergencia social, que ascienden este año a 285.000 euros, parte de los cuales fueron para el abono de 200 alquileres y 376 necesidades básicas de las antes citadas. En 2010, la cantidad invertida en emergencia social era solo de 71.753 euros, como matizó la responsable de las políticas sociales municipales.

Benestar asegura que el absentismo escolar no es un problema en Ferrol