El temporal deja varios destrozos por vientos de más de 130 kilómetros

temporal playa de ponzos,Cobas
|

El segundo día oficial de alerta naranja en Ferrol en el mes de diciembre se saldó sin graves contratiempos, pero con intensas lluvias y viento, más acordes con esta época del año que las jornadas anticiclónicas de las pasadas semanas. Los únicos incidentes materiales que se registraron ayer sucedieron a primera hora de la mañana, en torno a las 10.30 horas, se registraron caídas de árboles, contenedores volcados y otras incidencias. 
En pleno centro de Ferrol, en el número 10 de la calle María, los bomberos tuvieron que apuntar un edificio en ruinas, contiguo al hotel Carrís Almirante. Varios cascotes cayeron a la calle, en un tramo que es peatonal, pero que no afectó a ningún viandante. Precisamente, una de las recomendaciones que plantea Protección Civil en su protocolo de alerta amarilla, se refiere a no caminar bajo cornisas o edificios ruinosos.
Pocos minutos antes, en el lugar de Vilela, parroquia de Mandia, un eucalipto cayó, a causa del viento, sobre un poste de alta tensión. El árbol no ocasionó destrozos en los cables ni en la estructura, pero existía un alto riesgo de que se desplomase sobre la carretera. Los bomberos de Ferrol desplazados hasta el lugar cortaron el árbol en varias secciones y lo retiraron de la vía.

la flota
La alerta amarilla dejó ayer a los pósitos de Ferrol, Barallobre, Ares y Mugardos en tierra. Los mariscadores, que estos días faenan en la zona de As Pías en busca de almeja babosa y, en menor medida, en la zona de libre marisqueo, se quedaron en casa y dieron por perdida la jornada debido al estado de la mar. 
La previsión de las cofradías es apurar al máximo esta jornada de martes, en vista de las próximas alertas costeras. Todo hace indicar que no podrán salir hasta el día 31. Según recogen los estudios de Meteogalicia, la peor parte de la jornada de ayer se produjo entre las dos de la madrugada y las tres de la tarde. En cuanto al viento, la estación meteorológica de Punta Candieira, en Cedeira, registró, pasado el mediodía, rachas de 130 kilómetros por hora.
Los vientos remitieron por la tarde, pero volvieron a ser intensos de madrugada. Se espera que en la jornada de hoy disminuyan las lluvias a medida que avanza el día.

El temporal deja varios destrozos por vientos de más de 130 kilómetros