El Govern considera que el diálogo está “bloqueado” pero se da dos meses para pactar un referéndum

|

La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Neus Munté, remarcó ayer que el diálogo con el Gobierno central está “bloqueado”, pero se da todavía dos meses de margen para tratar de pactar con Madrid el referéndum de independencia antes de dar el paso al escenario unilateral.

“Mantenemos la bandera del diálogo, pero mantenerla para siempre nos lleva al colapso, porque es incompatible con la determinación y el convencimiento de que este referéndum se puede hacer y tenemos que poderlo hacer, porque así lo quiere la mayoría de la ciudadanía” en Cataluña, aseguró Munté .

La consellera de la Generalitat y vicepresidenta del PDeCat indicó que “dos meses” es el plazo aproximado que el Govern se da para fijar la fecha y pregunta del referéndum, que como muy tarde tendría lugar en la segunda quincena de septiembre.

No es un capricho

Un plazo que “no es un capricho”, sino que es el tiempo que, además, requiere la plataforma del Pacto Nacional por el Referéndum para culminar sus trabajos, según explicó Munté.

Esta plataforma, que aglutina a entidades, partidos e instituciones favorables a un referéndum acordado con el Estado, está buscando estos días apoyos para esta causa dentro y fuera de Cataluña.

“Nos han pedido un tiempo determinado para hacer el trabajo y, por tanto, a partir de ahí y de la culminación de sus trabajos, iremos estableciendo el momento en el que debemos dar un paso más”, añadió la consellera.

Es el mismo plazo aproximado de dos meses en el que el Govern, según Munté, mantendrá también “el pulso democrático” con el Gobierno central para “hallar un acuerdo”, aunque remarcó que ella no es “ingenua”.

Inexistente

La portavoz del Govern admitió que “el diálogo no ha existido en ningún momento”, sobre todo en la carpeta del referéndum, “ni se materializó en una reunión pública” entre los presidentes Mariano Rajoy y Carles Puigdemont.

“Nos han dado largas y en este momento la situación está bloqueada, aunque no por voluntad de Puigdemont”, que estaría dispuesto a arreglar su agenda si Rajoy le llamara para una reunión.

Munté señaló que desearía estar hablando sobre un referéndum acordado, de manera que la Generalitat no tenga que “sufrir” por posibles consecuencias sobre los trabajadores públicos.

La consellera afirmó que a principios de año había un “apariencia de diálogo” por parte del Gobierno pero desde entonces solo hubo “una negativa tras otra” desde el Estado, y puso como ejemplo la decisión de la Mesa del Senado de no aceptar el formato de conferencia. l

El Govern considera que el diálogo está “bloqueado” pero se da dos meses para pactar un referéndum