El PP no quiere que ningún español “sea extranjero en su propio país”

GRA095. BARCELONA, 30/03/2014.- La vicepresidenta del Gobierno, Soroya Sáenz de Santamaría (c), junto a la presidenta del PPC, Alica Sánchez-Camacho (i); la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna (2d), y el secretari
|

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmó ayer que el PP no quiere que “ningún español deje de ser europeo y menos que se convierta en extranjero dentro de su propio país”, y apeló a la “España solidaria” y a los “vínculos afectivos” que la unen con Cataluña.

En la clausura de la convención para presentar el programa del PP catalán para las elecciones europeas, Sáenz de Santamaría aseguró que “España es la mejor plataforma comercial para Cataluña”, ya que esta es la comunidad en la que más se ha invertido en infraestructuras en las dos últimas décadas y la que alcanza un mayor saldo comercial con el resto de España.

“No se puede entender España sin Cataluña y no se puede ocultar cómo sería Cataluña sin España”, avisó Sáenz de Santamaría, que no buscaba con estas palabras “asustar a nadie”, sino alertar sobre las consecuencias del “derecho a decidir” y de una posible separación.

Sáenz de Santamaría aseguró que el Ejecutivo “cumplirá con su obligación”, por lo que “no puede haber y no habrá referéndum” soberanista.

La dirigente popular afirmó que el Gobierno velará por el respeto a la ley y a los tribunales, por la vigencia de la Constitución y la primacía del Estado de derecho, y “por los derechos de todos los españoles y todos los catalanes”. El Ejecutivo, dijo, no puede disponer “de lo que no pertenece a nadie, sino a todos, la soberanía nacional”, por lo que no puede “autorizar lo que no depende” del Gobierno y “lo que afecta a todos”, en referencia a la consulta soberanista.

“Lo que está fuera de la ley está fuera de la democracia. Eso significa que no puede haber un referéndum para la independencia y que no lo habrá con este Gobierno. Y no porque sea nuestro empeño particular, sino porque fue la voluntad que manifestaron todos los españoles cuando se otorgaron una Constitución y asumieron la soberanía nacional”, apuntó.

Sáenz de Santamaría avisó al president Artur Mas que, “en política, dialogar es un verbo que solo se puede conjugar dentro de la ley”, y que “no se puede asegurar ningún derecho incumpliendo la ley que los ampara a todos. Ni fuera del Estado de Derecho tienen contenido los derechos, ni legitimidad los estados”.

Por su parte, el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, replicó a Sáenz de Santamaría al asegurar que el diálogo es un mecanismo para cambiar la ley sin tener que vulnerarla.

“Yo lo diría de otra forma: dialogar es un verbo que cuando es necesario se ha de conjugar sin ir en contra de la ley, pero para cambiar la ley”, dijo Duran Lleida en un mensaje en Twitter.

Por otro lado, la líder del PPC, Alicia Sánchez Camacho, advirtió de que en Europa “no hay espacio para los que quieren romper el proyecto de concordia y convivencia” de España, y apuntó especialmente al presidente Artur Mas, a CDC y sus “cómplices” de Unió por “ir en sentido contrario del tiempo”.

Antes de la intervención de la vicepresidenta del Gobierno, la dirigente del PPC dijo que Mas “quiere salir de España sea como sea, sin amparo legal ni internacional”. Europa es, dijo, “nuestro espacio natural”.

El PP no quiere que ningún español “sea extranjero en su propio país”