Las menores están casadas por el rito gitano y no mendigan, dicen los rumanos detenidos

Diario de Ferrol-2014-04-04-011-2778025a
|

Solo ocho de los detenidos –hombres y mujeres– en el marco de la operación contra la mendicidad ejercida por menores que dirige el Juzgado de Instrucción número 3 de Ferrol permanecen en los calabozos de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, estando previsto que pasen a disposición judicial hoy por la mañana. Según la información facilitada por la oficina de prensa del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, otros sospechosos de estar vinculados con esta organización –hasta llegar a la veintena– ya han prestado declaración en sede policial, pero en la actualidad están en libertad, en espera de ser citados por el juzgado. Algunos de ellos habían sido detenidos y a otros se les llamó para ser integorrados sin llegar a ser arrestados.
Las presentes diligencias previas se abrieron hace dos meses y permanecen declaradas secretas, ya que la operación no se da por concluida.
La causa se sigue por los delitos de trata de seres humanos, corrupción de menores, pertenencia a organización criminal y contra los deberes familiares. 
Por el momento se han realizado seis registros domiciliarios, dos en Narón y cuatro en Ferrol.
Según las informaciones recabadas por el juzgado hasta el momento, las menores eran traídas de Rumanía bajo el engaño de que iban a contraer matrimonio, pero después eran obligadas a ejercer la mendicidad.
Las cinco víctimas están tuteladas en un centro de menores de la Xunta. Se trata de jóvenes de entre 15 y 17 años, a las que, supuestamente, obligaban a mendigar a las puertas de supermercados, iglesias y entidades bancarias.
 
matrimonio gitano
Según la información recogida por este periódico al respecto, los detenidos declararon ser esposos o suegros y suegras de las menores, ya que aseguran que se casaron por el rito gitano antes de salir de Rumanía. Manifestaron, asimismo, en los interrogatorios de la Policía que las jóvenes, algunas de las cuales ya tienen hijos, no solían salir de casa salvo para comprar pan o algún producto de primera necesidad, negando rotundamente que las obligasen a mendigar. 
Los que permanecen detenidos en la Comisaría prestaron declaración ayer, mientras que los que quedaron en libertad lo hicieron el pasado miércoles.  

Las menores están casadas por el rito gitano y no mendigan, dicen los rumanos detenidos