Un constructor de Cariño se enfrenta a la petición de dos años de prisión por una presunta estafa

|

El administrador único de Construcciones Tojeiro Armada, L.R.L., se sentará el próximo día 14 en el banquillo de los acusados del Juzgado de lo Penal de Ferrol para responder de un supuesto delito de estafa. La Fiscalía solicita que se le imponga la pena de dos años de prisión y la obligación de hacer frente, en concepto de responsabilidad civil, a la devolución de 108.000 euros, con los oportunos intereses legales.

Los hechos que se le imputan tuvieron su origen en un contrato privado de compraventa de una vivienda firmado en septiembre de 2006.

Según las conclusiones provisionales del Ministerio Fiscal, el acusado se obligaba, como vendedor, a entregar a J.V.G.S. una vivienda unifamiliar que estaba construyendo en el lugar de Lou-rido, en el municipio de Cariño. El plazo de entrega se había fijado en 12 meses y el comprador tendría que abonar el importe de 150.000 euros, de los que 3.000 ya habían sido entregados con anterioridad, y en el acto de firma del contrato aportó otros 25.000, mientras que los 122.000 restantes se harían efectivos en el momento de formalizar la escritura.

Supuestamente, incluso antes de la fecha establecida, el comprador adelantó al acusado 80.000 euros para colaborar en la financiación de la construcción, entregándole 22.000 euros el 3 de abril de 2007, 50.000 el 1 de agosto y 8.000 el 3 de agosto.

 

hipoteca

La Fiscalía sostiene que, a pesar de lo pactado, inmediatamente después de haber terminado las obras, el acusado, en lugar de entregar la vivienda al comprador, y bajo el pretexto de un supuesto aumento del precio derivado de mejoras no acreditadas, el 7 de junio de 2007, mediante escritura notarial, constituyó una hipoteca sobre la mencionada vivienda. La operación se firmó con el Banco de Galicia para responder de un préstamo de 150.000 euros de principal, que, supuestamente, el constructor hizo suyos. La hipoteca fue inscrita en el Registro de la Propiedad de Ortiguiera el 16 de julio de 2007.

Un constructor de Cariño se enfrenta a la petición de dos años de prisión por una presunta estafa