Goethe, marco perfecto para la práctica de idiomas y la integración

esta de xogo en el paseo mar..timo de Xuvia
|

Hace cuatro años, la asociación Goethe, creada en 2001 por alumnos de alemán de la Escuela Oficial de Idiomas de Ferrol y a la que posteriormente se fueron sumando también los de otras lenguas, ponía en marcha una propuesta con un marcado carácter cooperativo y solidario: ofrecer clases de español a los inmigrantes que llegaban a la ciudad con el fin de facilitar su integración, sobre todo a aquellos que, como los sirios, podrían recalar en la ciudad escapando de la cruenta guerra en su país.

“El primer paso fue recurrir a Cáritas, con la que firmamos un acuerdo para que nos mandasen gente. Empezamos con seis alumnos”, comenta Manuel Yáñez, integrante de la asociación ferrolana. Una cifra que poco a poco se iría incrementando “gracias al boca a boca” hasta llegar a reunirse en algunas sesiones hasta 50 personas procedentes de diferentes países.

Ampliación
“La actividad se fue diversificando y además de los inmigrantes abrimos también las clases a los estudiantes Erasmus que venían al campus”, cuenta Yáñez.

La propuesta fue caminando además hacia un intercambio cultural y lingüístico en ambas direcciones. “Nosotros enseñamos español y ellos nos ayudan con su idioma, así nosotros practicamos también otras lenguas”, explica. Las clases combinan sesiones de gramática y de conversación, para lo cual se cuenta con más de una veintena de colaboradores, entre alumnos y algunos profesores del centro.


Entre estos se incluyen también algunas personas extranjeras que por motivos profesionales o familiares vienen a residir a la ciudad naval “y se prestan a colaborar”. Hace unos días, la asociación celebró una fiesta de fin de curso en la que se entregó un detalle a los colaboradores.


“Las personas inmigrantes y extranjeros de toda condición tienen en nuestra asociación una oportunidad para aprender español y practicar otras lenguas”, destaca Yáñez. “Nuestra labor es también de integración. Intentamos solucionar los problemas que les puedan surgir en el día a día, sobre todo cuando llegan a la ciudad”, añade.
Para poder tomar parte en esta actividad, estos alumnos han de pagar una cuota de 10 euros anuales para convertirse así en socios de la entidad.

Goethe, marco perfecto para la práctica de idiomas y la integración