MUGARDOS - La falta de ayudas y la crisis están detrás del cierre de la oficina de rehabilitación

Mugardos
|

El Concello de Mugardos echaba el cierre esta semana a la Oficina de Rehabilitación Integral (ARI), un proyecto que concluye por dos principales razones. La falta de ayudas supramunicipales y la crisis económica que afecta a las familias son las claves, según el alcalde, el nacionalista Xosé Fernández Barcia, para entender una decisión que “lamento profundamente”, declaró el regidor municipal.
Fernández Barcia considera que, sin iniciativas de esta envergadura, poco podrán hacer los Concellos para ver como “caen os pobos”, al tiempo que apuntaba que el gobierno municipal, a través del área de Urbanismo, mantiene el compromiso de asesorar y colaborar con los propietarios en todas aquellas cuestiones que tengan que ver con la recuperación de las viviendas. En este sentido, Barcia apostilló que la experiencia acumulada en algo más de un lustro “estará sempre ao servizo dos veciños”. 
El arquitecto que estuvo al  frente de la oficina de rehabilitación en los últimos años, Alejandro García Virosta, cuantificó en más de 100 las obras acometidas y en torno a los 400.000 euros la inversión que han recibido tanto el casco urbano de la villa de Mugardos como el de la parroquia de O Seixo. 
Reparación de cubiertas, reposición de servicios y la mejora de la habitabilidad de las casas han sido, y por este orden, los proyectos que se han visto especialmente beneficiados por unas ayudas que llegadas de la Unión Europea son gestionadas entre el Gobierno central y el autonómico. 
La Oficina de Rehabilitación Integral del Concello de Mugardos comenzó su andadura en el año 2007, si bien desde el 2006  el Ayuntamiento había venido trabajando para la materialización del proyecto. La firma de sucesivos convenios con las administraciones daba oxígeno económico a un plan de vivienda enfocado exclusivamente a la rehabilitación de las casas situadas en los cascos históricos de los municipios. 
Una media de 20 proyectos, según Alejandro García, salía adelante cada año. La inversión estaba en torno a los 15.000 euros. De esta cantidad, las administraciones venían aportando un 40%, aproximadamente. 
La contribución de los Concellos se materializa en la mejora de aquellos servicios que eran comunes. 
En el caso del Ayuntamiento de Mugardos, el dinero se empleó en su mayoría para reurbanización de las calles. Este tipo de proyectos, además de consistir en el uso de piedra para pavimentar las calzadas, también daba lugar a la reposición de los servicios y a la canalización subterránea de los de telefonía e internet. n

MUGARDOS - La falta de ayudas y la crisis están detrás del cierre de la oficina de rehabilitación