El Racing no ha sido capaz de vencer tras adelantarse

|

juan quijano
ferrol

Adelantarse en el marcador no es sinónimo de victoria. Al menos, no lo ha sido para el Racing en las seis jornadas que van de competición liguera del grupo I de Segunda B. El equipo ferrolano no ha conseguido ganar los dos partidos en los que se puso por delante –en la primera jornada, contra el Tropezón, y el pasado domingo, ante el Avilés–, sino que en ambos acabó logando sendos empates que se quedaron cortos para los méritos contraídos en los noventa minutos.
Ese es uno de los aspectos que quiere mejorar el cuadro verde para que así sus resultados sean más positivos y eso lo pueda llevar a lugares más cómodos en la tabla. De hecho, evitar tramos de “desconexión” como el que la semana pasada supuso los dos tantos del cuadro avilesino es uno de los objetivos inmediatos.

DESVENTAJA
En cambio, los tres partidos en los que el cuadro verde empezó por detrás en el marcador se resolvieron con una victoria y dos empates. El único triunfo que el Racing luce por ahora en la competición liguera, el logrado contra el Ourense, llegó gracias a la reacción de la segunda parte tras el tanto marcado por el cuadro de la ciudad de As Burgas en la primera parte del choque.
No hubo tan buenas noticias en los enfrentamientos ante la Unión Deportiva Logroñés y el Marino. En el primero de ellos, la diana del cuadro riojano en el primer minuto encontró rápida respuesta racinguista que, sin embargo, acabó perdiendo. En cuanto al partido de Luanco, el tanto del cuadro asturiano en la primera parte no pudo ser respondido por la escuadra rival. n

El Racing no ha sido capaz de vencer tras adelantarse